Mundo

Los reformistas iraníes exigen la excarcelación de los disidentes

  • Los conservadores insisten en denunciar injerencias extranjeras para justificar su derrota electoral

El principal candidato de los reformistas a las elecciones parlamentarias celebradas el pasado viernes en Irán, Mohamed-Resa Aref, exigió ayer, tras confirmarse su victoria en Teherán, la excarcelación de disidentes. "Este tema debe resolverse en nuestro país y nuestra tarea en el nuevo Parlamento será actuar con valentía al respecto", escribió Aref en su cuenta de Twitter.

Aref destacó que la principal demanda de quienes hicieron posible la victoria de los reformistas es ante todo la puesta en libertad de los dos líderes de la oposición, Hussein Mussawi y Mahdi Karrubi. Los reformistas agrupados en torno al presidente Hassan Rohani habían conquistado en las elecciones los 30 escaños del distrito electoral de la capital, estratégicamente muy importante. De esta manera, los electores en Teherán expulsaron con sus votos del Parlamento a todos los representantes de la política de línea dura.

Ya antes de las elecciones, los seguidores de los candidatos reformistas habían exigido la puesta en libertad no sólo de Mussawi y Karrubi, que están bajo arresto domiciliario desde hace cinco años, sino también de los presos políticos detenidos en el marco de las protestas del Movimiento Verde en 2009. Los disidentes acusaron al régimen conservador iraní de haber manipulado las elecciones presidenciales en 2009 a favor de la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad.

Por su parte, los conservadores iraníes achacaron a la "guerra blanda sin precedentes del enemigo", orientada a cambiar "la mente de la población", la caída electoral de los principalistas y su espectacular derrota en Teherán. El ex candidato presidencial de esta fuerza, Moshen Rezaei, antiguo comandante del cuerpo de los Guardianes de la Revolución y actual secretario del Consejo de Discernimiento, apuntó durante una conferencia en un foro de tecnología militar que "el enemigo", como se conoce en Irán a EEUU y en general a Occidente, empleó "cibertecnología" y "trabajó específicamente para reorientar la opinión pública en la capital".

El líder conservador se sumó así a las críticas que cada vez con mayor fuerza se han escuchado en ese sector tras el resultado de las elecciones al Parlamento y la Asamblea de Expertos del pasado viernes, en las que el bloque reformista y moderado obtuvo un éxito inesperado, entre ellos el haber logrado todos los escaños en disputa por Teherán.

"La tecnología y el acceso público a internet ayudó al enemigo a lograr cierto nivel de éxito", apuntó el ex jefe de los Guardianes en un aparente intento de sembrar dudas sobre el resultado de la votación.

Desde el otro bando, el presidente iraní, Hassan Rohani, tras el buen desempeño de sus candidatos reformistas en los comicios, subrayó que los políticos deberían "aprender la lección" de esos resultados legislativos, que han conseguido alterar el equilibrio de poder que durante lustros dominó en Irán. El presidente, cuyo acuerdo sobre el programa nuclear iraní con seis potencias mundiales ha abierto los lazos comerciales en el país hasta ahora aislado, dijo que el electorado ha lanzado un mensaje que no se puede encontrar en ningún libro. "Espero que todo el mundo aprenda la lección", señaló. "Los votantes han mostrado ahora qué tendencia política no quieren", añadió Rohani, en referencia a los seguidores de la línea dura, que tan sólo han ganado en ciudades y pueblos donde cuentan con un electorado leal, pero de escasa relevancia política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios