Mundo

La mayoría de los argentinos desconfían de la gestión del vicepresidente

  • Boudou es cuestionado por sus vínculos con la corrupción Cristina Fernández sigue recuperándose de su operación del martes por un golpe cuyas circunstancias no están claras

Tres de cada cuatro vecinos de Buenos Aires desconfían de la gestión del vicepresidente argentino, Amado Boudou, formalmente al frente del Ejecutivo durante la convalecencia de la presidenta Cristina Fernández, según una encuesta publicada ayer.

El 76,6% de los entrevistados por la consultora Raúl Aragón & Asociados respondió que no confía en la gestión de Boudou a cargo del Ejecutivo, mientras que sólo un 18,5% mostró su confianza en él, de acuerdo a los datos del sondeo difundido ayer por el diario Clarín.

El vicepresidente, cuestionado por presuntos vínculos con escándalos de corrupción, gobernará mal o muy mal durante la ausencia de Fernández, según el 56% de los encuestados, mientras que un 16% cree que hará bien o muy bien su trabajo y un 19% estima que el resultado será regular.

Pese a los resultados del sondeo, "el público en general no está preocupado, ya que el 87,32% considera que la presidenta reasumirá sus funciones", indicó el analista Raúl Aragón.

La encuesta fue realizada a 450 personas en Buenos Aires entre el 7 y el 8 de octubre, tras conocerse que Cristina Fernández iba a ser operada de un hematoma subdural en el lado derecho de su cabeza que la obligaría a guardar entre 15 y 45 días de reposo. El protagonismo involuntario de Boudou tiene lugar en plena campaña electoral para las legislativas del próximo día 27.

Conscientes de la imagen negativa del vicepresidente, miembros del Ejecutivo como el jefe de Gabinete, Juan Abal Medina, destacaron que las decisiones las toma Fernández y limitaron al mínimo las apariciones de Boudou.

Boudou, el peor valorado del Gabinete según las encuestas, ha sido vinculado con un presunto caso de uso de influencias en beneficio de la imprenta de dinero Ciccone, ahora Compañía de Valores Sudamericana, cuando era ministro de Economía (2009-2011), durante el primer mandato de Fernández.

Por su parte, Cristina Fernández "evoluciona favorablemente sin complicaciones" en terapia intensiva tras haber sido intervenida el martes por un hematoma craneal, según el último parte médico difundido ayer.

Fernández "se encuentra con todos los parámetros vitales dentro de los rangos normales", dijo el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, en un breve mensaje a las puertas del Hospital Universitario Fundación Favaloro, donde se encuentra ingresada la mandataria.

Scoccimarro añadió que ayer se le hizo una tomografía axial computerizada que dio "resultados satisfactorios". La presidenta "continúa con estricto control médico" por los profesionales del Instituto de Neurociencias y de la Unidad multivalente del hospital, concluyó el portavoz.

El silencio oficial sobre las circunstancias en que la presidenta argentina sufrió el traumatismo craneal que derivó en hematoma y obligó a operarla ha dado pábulo a versiones extraoficiales, la última ofrecida ayer por un candidato oficialista. "Me contaron que estaba ordenando o juntando algún regalo que tenía del nieto (Néstor Iván), se trastabilló y se golpeó", dijo ayer el candidato oficialista a primer diputado por la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde, a la cadena América TV.

Insaurralde aseguró que la presidenta "no se desmayó" antes de la caída, como aseguraban otras fuentes consultadas por medios locales.

El candidato y alcalde de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora no especificó la fecha en que se produjo el supuesto accidente doméstico que pudo causar la lesión a la mandataria.

Tampoco han sido revelados los detalles de la cirugía a la que se sometió la presidenta el martes, no se ha confirmado si continúa en terapia intensiva ni se han apuntado posibles plazos de convalecencia tras la intervención.

El hospital ha dado órdenes estrictas a todo su personal de no hablar con los medios de comunicación, que tienen también prohibido el acceso a la institución médica.

Mientras, el oficialismo argentino logró convertir ayer en ley el paquete de proyectos económicos, que incluye el Presupuesto 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios