Mundo

"No hay lugar seguro, estás de suerte si sobrevives"

  • Los palestinos que han abandonado la Franja gracias a su doble nacionalidad consideran que el enfrentamiento "es el peor que se produce en muchos años"

Marwan Daib abandonó el jueves la terminal fronteriza de Erez, última etapa de una "arriesgada" evacuación junto a otros 250 extranjeros que el jueves huyeron de la ofensiva israelí en Gaza, donde, aseguró, "no hay un solo lugar seguro, estás de suerte si sobrevives".

Este conflicto "es el peor en muchos años. Es mucho más intenso, las armas son brutales y la magnitud del ruido de las explosiones es extremadamente potente", declaró Daib, un palestino-canadiense que se encontraba en la ciudad de Gaza de vacaciones cuando estalló la ofensiva israelí el 27 de diciembre.

"Odio las bombas, me dan mucho miedo. Siempre trataba de no escucharlas. Muchas caían cerca de nuestra casa. Los edificios se venían abajo, también los edificios donde compramos se venían abajo", dijo Fawiz, de siete años, también canadiense, evacuado junto a su madre y hermano, evocando las largas noches de bombardeos en la Franja de Gaza.

Unos 250 extranjeros, entre canadienses, austríacos, rumanos, noruegos, suecos y filipinos, fueron evacuados el jueves por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en seis autobuses a través del paso de Erez, en el sur de Israel.

Acompañados por diplomáticos de sus países al atravesar el paso fronterizo, donde todavía podían escuchar el estrépito de las bombas impactando sobre el territorio palestino, la mayoría de evacuados, llevando en brazos a sus bebés o empujando pesados carros de maletas, partió después en autobuses a Ammán, desde donde regresarán a sus países.

Ésta fue la segunda operación de este tipo después de que más de 200 extranjeros o palestinos con doble nacionalidad abandonaran el 2 de enero el territorio, la víspera de la entrada de las tropas terrestres israelíes.

Pero, según varios diplomáticos, unos 400 siguen atrapados bajo el cruce de fuego entre Israel y Hamas.

La madre del pequeño Fawiz, Nasreen Elmadhoon, relató furiosa el horror de la guerra, asegurando que "la gente está muriendo en Gaza, la están matando". Al menos 763 personas fallecieron en los trece días de ofensiva, según fuentes palestinas.

"Los últimos días permanecimos encerrados en casa, sin hacer absolutamente nada, sólo escuchando las bombas", explicó Nasreen, que viajó a la ciudad de Gaza para visitar a su padre, enfermo de cáncer.

Cada vez que un artefacto estallaba cerca de su vivienda, sus "hijos se ponían a correr" hasta llegar al salón "y esconder sus cabezas bajo el colchón. Yo les decía que se trataba de una especie de juego como el Hello de la X-Box", manifestó.

Los civiles están "recurriendo a métodos primitivos para cubrir sus necesidades básicas porque no hay electricidad desde hace al menos cinco días", contó por su parte Daib.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios