DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Mundo

Un colaborador de Kim negocia en Washington la histórica cumbre de Singapur

  • Corea del Norte y EEUU acuerdan el contenido de la reunión prevista para el 12 de junio

Un influyente cargo del régimen de Pyongyang puso ayer rumbo a EEUU como parte de los preparativos de la cumbre de Singapur, mientras delegaciones de los dos países trabajan al mismo tiempo para concretar la agenda del encuentro. Kim Yong-chol, estrecho colaborador del líder norcoreano Kim Jong-un, aterrizó ayer en Pekín, desde donde vuela hoy a Nueva York, informó la agencia surcoreana Yonhap, en lo que supondrá la visita de mayor rango de un político de Corea del Norte a EEUU en casi dos décadas.

El vicepresidente del Comité Central del partido único norcoreano viajará a Nueva York para ultimar la preparación de la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur y se reunirá con el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien visitó recientemente Corea del Norte en dos ocasiones para preparar la histórica cita.

Se trata de la primera visita de un alto cargo de Pyongyang a EEUU en casi dos décadas

Dado que el propio Pompeo se reunió con el líder norcoreano cuando estuvo en Pyongyang, cabe la posibilidad de que el presidente de EEUU, Donald Trump, corresponda y reciba, posiblemente en la Trump Tower neoyorquina, al representante norcoreano. Kim Yong-chol, que también es director del Departamento del Frente Unido y tiene importantes competencias en Inteligencia y Exteriores, está sometido a sanciones internacionales, incluyendo las que el Departamento del Tesoro tiene activadas contra él desde la época de Obama, cuando dirigía la Oficina de Reconocimiento General. Kim Yong-chol comandó la mencionada oficina, considerada el principal brazo operativo del espionaje norcoreano e involucrada activamente en el comercio de armas, desde su creación en 2009 hasta hace dos años.

La delegación norcoreana tenía planeado llegar ayer a EEUU, pero retrasó su llegada. Este cambio podría responder al receso que se tomaron el lunes los equipos negociadores que se reúnen estos días en la frontera intercoreana para tratar de ultimar la agenda de la cumbre y lograr acercar posturas en torno al espinoso tema de la desnuclearización. El descanso del lunes respondió aparentemente a la necesidad de explorar nuevas ideas para un posible acuerdo de desarme nuclear, el principal escollo bilateral, ya que Pyongyang ha acusado a Washington de tratar de imponerle un modelo "unilateral" de desarme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios