DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Mundo

Victoria y más aislamiento internacional

  • EEUU, la UE y los más grandes países de Amérca Latina cuestionan el triunfo

Tal y como se esperaba, Nicolás Maduro cimentó el vasto poder del chavismo en Venezuela con su victoria en las controvertidas elecciones presidenciales del domingo, aunque las acusaciones de fraude aumentan su aislamiento internacional.

En casa, la releección de Maduro podría incluso volver a reunir a la oposición. El único rival de peso que había aceptado medirse con Maduro, el ex chavista Henri Falcón, anatemizó los comicios incluso antes de que se dieran a conocer los resultados. "Desconocemos este proceso electoral y lo calificamos como ilegítimo", señaló en la noche del domingo Falcón. "Exigimos que se convoquen nuevas elecciones", agregó.

Las fuerzas opositoras venezolanas estaban divididas en dos posiciones antes de la elección: aquellos, como los principales líderes de la MUD, que creían que participar en los comicios equivalía a legitimar una elección fraudulenta, y el grupo en torno a Falcón, que creía que la grave crisis venezolana representaba una oportunidad única para el cambio.

Falcón esperaba atraer a los simpatizantes del chavismo desencantados por el colapso económico y la crisis de abastecimiento que afecta sobre todo a las clases más pobres.

Venezuela vive una crisis dramática. Debido a la falta de divisas, no puede importar gran parte de los alimentos y las medicinas que necesita. El país con las mayores reservas de petróleo del mundo registra además la peor inflación a nivel global.

Los países más grandes de América Latina, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea criticaron de antemano la falta de garantías electorales y que los principales líderes opositores venezolanos fueran inhabilitados o encarcelados en los últimos años. Otros están en el exilio. En varios países hubo protestas contra la reelección de Maduro, sobre todo en Colombia, donde se estima que vive un millón de venezolanos tras el éxodo de los últimos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios