Mundo

Ucrania declara el estado de excepción tras el ataque ruso a tres barcos

  • Moscú acusa a Kiev de orquestar la crisis con vistas a las elecciones del próximo marzo

  • La OTAN considera que el uso de la fuerza del Kremlin en el mar Negro "no está justificado"

Manifestantes ucranianos protestan ante el consulado ruso en Kharkhov. Manifestantes ucranianos protestan ante el consulado ruso en Kharkhov.

Manifestantes ucranianos protestan ante el consulado ruso en Kharkhov. / Sergey Dolzhenko / Efe

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, firmó un decreto en el que declara el estado de excepción en todo el país tras el apresamiento el pasado domingo de tres buques de la Armada ucraniana por parte de los guardacostas rusos en el mar Negro cerca de Crimea. El estado de excepción estará en vigor hasta el 25 de enero de 2019, aunque podría ser levantado en cualquier momento, según explicó el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania.

Este decreto presidencial, que no supone obligatoriamente la movilización de las tropas, aún debe recibir el visto bueno del Parlamento, que no llegó a imponer la ley marcial ni siquiera después de la anexión rusa de Crimea o de la sublevación prorrusa en el este del país. Poroshenko, que firmó el decreto tras conversar con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también precisó que el estado de excepción no supone la introducción de cortapisas a los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

Mientras, Rusia acusó a Poroshenko de orquestar la crisis con el objetivo de cancelar las elecciones de marzo y mantenerse en el poder. "Todos sabemos de qué se trata esto. Se trata de cancelar las elecciones pese a las promesas de lo contrario", aseguró el embajador adjunto ante Naciones Unidas, Dmitri Polyanskiy, en el Consejo de Seguridad. Rusia admitió que abrió fuego contra los buques ucranianos en sus aguas territoriales cerca de Crimea con el fin de obligarlos a detenerse, aunque Ucrania mantiene que el ataque tuvo lugar en aguas neutrales y cuando sus barcos ya navegaban de regreso al puerto de Odessa en el mar Negro.

La OTAN consideró que el uso de la fuerza de Rusia "no está justificado" tras recibir detalles de primera mano de las autoridades ucranianas. "No hay una justificación para el uso de la fuerza militar contra barcos y personal naval ucranianos", declaró Stoltenberg tras una reunión extraordinaria

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios