Mundo

Sison solicita a Holanda que le retire de la lista de terroristas de la UE

  • El antiguo jefe del ilegalizado Partido Comunista de Filipinas dijo que ahora se dedicará a impulsar las negociaciones de paz entre el Gobierno filipino y la rebelión comunista.

El antiguo jefe del ilegalizado Partido Comunista de Filipinas, Jose Maria Sison, solicitó a Holanda, país donde reside exiliado, que le retire de la lista de terroristas de la Unión Europea (UE), después de que sus cuentas con la justicia holandeses fuesen sobreseídas, según informó la prensa filipina. 

"El Gobierno holandés debería respetar mis derechos y tendría que borrar mi nombre de la 'lista de terroristas' del Consejo de la Unión Europea para reparar las injusticias que ha cometido contra mí en mi expediente de asilo, en la lista terrorista y en el falso cargo de asesinato utilizando, continuamente, acusaciones infundadas del Gobierno reaccionario de Filipinas", dijo Sison en un comunicado fechado el 31 de marzo. 

La Fiscalía holandesa cerró el martes pasado por falta de pruebas el caso que abrió contra Sison, exiliado en Holanda desde 1987, a instancias de Filipinas por el supuesto asesinato de dos personas en el país asiático hace más de tres décadas. 

Sison, de 70 años, dijo que ahora se dedicará a impulsar las negociaciones de paz entre el Gobierno filipino y la rebelión comunista, a través de su cargo como jefe de la asesoría política del Frente Democrático Nacional de Filipinas, plataforma integrada por grupos comunistas y de izquierda. 

"Estoy decidido a trabajar por una paz justa y duradera en Filipinas en las bases de acuerdos de reformas política, económica y social que atiende las raíces del conflicto armado", añadió el autor del libro de poemas "Prison & Beyond" (1986). 

Sison fundó y presidió a finales de 1968 el Comité Central del Partido Comunista de Filipinas y al año siguiente creó el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), para que funcionase como brazo armado del anterior. 

Desde entonces, el NEP, que nutre sus filas principalmente de campesinos, mantiene una lucha armada que causa muertos casi a diario. 

La organización armada dispone en la actualidad de unos 7.200 combatientes regulares y actúa en 69 de las 81 provincias de Filipinas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios