Mundo

Revés judicial al intento de parar los pies a Johnson

  • Un tribunal escocés desestima temporalmente paralizar el cierre del Parlamento

  • Ministros de Exteriores de la UE presionan a su homólogo británico

El primer ministro inglés, Boris Johnson, durante una reciente comparecencia en Berlin, El primer ministro inglés, Boris Johnson, durante una reciente comparecencia en Berlin,

El primer ministro inglés, Boris Johnson, durante una reciente comparecencia en Berlin, / Clemens Bilan (EFE)

El Tribunal de Sesiones de Edimburgo ha desestimado este jueves de forma temporal la demanda en contra de la suspensión del Parlamento británco y ha aplazado hasta el martes la vista en la que dictaminará si es legal la decisión adoptada por el Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson.

Durante una audiencia que duró apenas media hora, el juez lord Raymond Doherty descartó emitir un "interdicto provisional", es decir, adelantar su decisión sobre la legalidad de la medida, como le pedían los demandantes, con lo que estos no han conseguido, por el momento, frenar los planes de Johnson.

El magistrado ha señalado que prefería no pronunciarse de forma preliminar antes de que hubiera una vista completa para escuchar los argumentos de todas las partes, por lo que adelantó la sesión prevista para el 6 de septiembre al próximo martes.

"No estoy satisfecho de que se haya demostrado que existe la necesidad de un veredicto provisional en esta etapa", señaló y añadió que en aras del "interés de la justicia y del público" era conveniente que el caso procediera "más pronto que tarde".

En una vista celebrada el jueves, Aidan O'Neill expuso los argumentos de los parlamentarios y Roddy Dunlop actuó en representación del Ejecutivo británico, tras lo que lord Doherty avanzó que se pronunciaría este viernes.

El tribunal civil de mayor rango de Escocia se pronunció así ante la demanda presentada por un grupo de más de 70 diputados británicos, que, el mes pasado, pidió que se pronunciara lsobre si es legal clausurar la Cámara de los Comunes para evitar que los detractores de un Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea) sin acuerdo puedan frenarlo.

Entre los firmantes de la demanda, que encabeza la diputada del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Joanna Cherry, están también la líder de los Liberales Demócratas, Jo Swinson, varios parlamentarios laboristas e independientes y el activista Jo Maugham, de la asociación contraria al Brexit The Good Law Project".

Con la decisión de Johnson de paralizar la activad de la Cámara de los Comunes entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, los opositores de un Brexit sin acuerdo apenas tendrán tiempo hasta el 31 de octubre para debatir y votar un eventual nuevo pacto que permita la salida ordenada del club comunitario.

La maniobra de Johnson ha generado un gran revuelo en el ámbito político y en la calle, y tanto la oposición como miembros del Partido Conservador consideran que se trata de un acto "antidemocrático".

La UE exige alternativas

Diferentes ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprovecharon este viernes su reunión informal en Helsinki para incrementar la presión sobre su homólogo británico, Dominic Raab, a fin de que su país presente alternativas para evitar un Brexit sin acuerdo tras rechazar el pacto de salida negociado.

"Todos queremos un acuerdo, pero por el momento no ha llegado nada creíble del Gobierno británico en el contexto de una alternativa a la salvaguarda irlandesa", ha indicado el ministro irlandés de Exteriores, Simon Coveney, ante la prensa a su llegada al encuentro.

Coveney se refirió a la cláusula para evitar una frontera física en la isla de Irlanda contenida en el acuerdo de retirada, negociado entre Londres y Bruselas pero que ha sido rechazado varias veces por el Parlamento británico.

"Si el Reino Unido quiere eliminar un elemento del acuerdo de retirada, tiene que reconocer que eso causa problemas y tienen que proponer alternativas que puedan resolver esos problemas", recalcó Coveney, quien se mostró abierto a "alternativas que logren el mismo efecto" que la salvaguarda irlandesa.

El ministro irlandés pidió en todo caso que sea "creíble" y rechazó cualquier propuesta que sea "simplemente una promesa de que haremos lo que podamos para resolver el problema pero sin explicar cómo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios