Mundo

Putin vuelve a tomar posesión de la Presidencia rusa

  • La Policía detiene en Moscú a 120 opositores que denunciaban el fraude electoral.

Vladímir Putin ha asumido el cargo de presidente de la Federación de Rusia en una solemne ceremonia, en la que dijo que "los próximos años serán decisivos" para el destino del país y para convertirse en líderes de toda Eurasia. "Entiendo todo el peso del cargo. (...) El sentido de toda mi vida y mi deber es el servicio a la Patria, a nuestro pueblo, cuyo apoyo me ha inspirado y ayudado en la toma de las decisiones más difíciles y complejas", dijo Putin al iniciar su discurso de investidura, con el que asumió un mandato de seis años, en el Gran Palacio del Kremlin.

Putin subrayó que tras los doce años en los que ha sido presidente y primer ministro, el país "cuenta con todo para avanzar hacia delante, un Estado efectivo y en desarrollo, una base social y económica sólida, una sociedad civil activa y responsable". El nuevo máximo mandatario ruso resaltó la labor del presidente saliente, Dmitri Medvédev, al que agradeció "el desarrollo estable del país. Su presidencia (...) dio un impulso añadido de modernización de todos los aspectos de nuestra vida. Por delante tiene retos difíciles y de mucha responsabilidad. Le deseo muchos éxitos", se refirió Putin a su delfín, sucesor y antecesor en el cargo de la Presidencia rusa.

Se refirió a la democracia y a las libertades, apenas unas horas después de la detención de cerca de 450 personas en el centro de Moscú, que protestaban contra su investidura. "Queremos y viviremos en un país democrático, donde cada cual tiene libertad de ejercer su trabajo y desarrollar su talento", dijo a menos de 24 horas de los enfrentamientos entre manifestantes opositores y la policía en Moscú. El flamante presidente aseveró que los ciudadanos vivirán en "una Rusia que el mundo respeta como a un socio fiable, abierto y predecible".

"Tengo fe en la fuerza de nuestros ideales y metas comunes, la fuerza de nuestra decisión de transformar el país, la fuerza de las acciones mancomunadas de los ciudadanos, en nuestro anhelo común de libertad, verdad y justicia", remarcó. Putin subrayó que Rusia entra en "una nueva etapa" en la que deberán resolverse "nuevos problemas, de índole diferente y otra envergadura. Los próximos años serán decisivos para el destino de Rusia durante las sucesivas décadas. (Dependemos) de nuestros esfuerzos para conservar el pueblo, de nuestra perseverancia para desarrollar las enormes extensiones rusas (...), de nuestra capacidad para convertirnos en líderes de toda Eurasia", manifestó.

Por su parte, el presidente saliente Dmitri Medvédev destacó en su discurso de despedida la importancia de continuar las reformas en Rusia. "Es muy importante que las transformaciones de envergadura, que hemos aplicado estos años en los ámbitos económico, social y político, tengan su desarrollo. Solo así construiremos un fuerte Estado democrático, en el que triunfen la ley y la justicia social...", dijo Medvédev poco antes de que el cargo de jefe de Estado fuese transferido a Vladímir Putin. El presidente saliente agradeció a "todos los ciudadanos de Rusia" y adelantó que "aún queda mucho por hacer. Me alegra que hoy se convertirá en presidente Vladímir Vladímirovich Putin", dijo, y le calificó como "un hombre con experiencia y un dirigente fuerte, a quien apoya la mayoría de los ciudadanos" de Rusia. "Le deseo (...) éxitos en el cargo de presidente de Rusia, en su trabajo por el bien de nuestro país, de nuestros ciudadanos", puntualizó.

Poco antes del acto de investidura, Medvédev firmó sus últimos decretos, varios de los cuales contienen indicaciones directas a su sucesor. En particular, Medvédev encomendó a Putin continuar la promoción de sus propuestas legislativas orientadas a liberalizar la celebración de mítines y manifestaciones.

120 opositores detenidos

Mientras se celebraba la ceremonia de investidura, la policía rusa detuvo a 120 opositores que trataron de organizar un piquete en el centro de Moscú, según informó el Ministerio de Interior. Todos los detenidos, entre ellos el ex primer ministro ruso y opositor liberal Borís Nemtsov, "serán puestos en libertad después de una conversación aleccionadora" en las comisarías, según el portavoz de la policía moscovita, citado por la agencia Interfax. La portavoz del movimiento opositor Solidaridad, Olga Shórina, dijo no entender los motivos de las detenciones y señaló que "tan sólo se reunieron para hablar con las cintas blancas en la mano" (símbolo del rechazo a Putin).

La concentración de los opositores en un céntrico parque de Moscú se inició sobre las 10:00 hora local. Al llegar la policía para dispersar a los reunidos, los opositores lanzaron consignas políticas contrarias al Kremlin y, tras su negativa a abandonar el lugar, los agentes procedieron a las detenciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios