Mundo

Obama homenajea a los veteranos y pide no olvidar las lecciones del Día D

  • El presidente de EEUU participa, junto a Sarkozy, Brown y el príncipe Carlos, en los actos de conmemoración del 65 aniversario del Desembarco de Normandía

El presidente de EEUU, Barack Obama, instó ayer a "no olvidar" las lecciones del Desembarco aliado en Normandía -iniciado el 6 de junio de 1944-, un ejemplo de cómo las acciones "de unos pocos pudieron cambiar el curso de un siglo".

Obama participó ayer, junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, el primer ministro británico, Gordon Brown, el jefe del Gobierno canadiense, Stephen Harper, y el príncipe Carlos de Inglaterra, en los actos de conmemoración del 65 aniversario del Día D, en el Cementerio Americano de Colville, donde yacen 9.387 soldados fallecidos en la II Guerra Mundial.

"En una hora de máximo peligro y en medio de las circunstancias más terribles, hombres que se creían normales y corrientes descubrieron que podrían hacer lo extraordinario", destacó Obama, al rendir homenaje a los veteranos que combatieron, metro a metro, para escalar los acantilados de la costa normanda y garantizar una cabeza de puente desde la que se lanzaría la liberación de Francia.

Más de 260.000 soldados, aliados y alemanes, murieron en los tres meses de combates tras el Día D que permitieron la liberación de Normandía.

El homenaje de ayer fue más emotivo por cuanto es, con toda probabilidad, uno de los últimos de relevancia en que podrán reunirse numerosos antiguos combatientes.

Obama, que en una visita el viernes al campo de concentración de Buchenwald (Alemania) instó a combatir todo tipo de intolerancias, recordó que esa guerra se desempeñó contra un régimen que encarnaba la intolerancia y "el mal". "Los ciudadanos de todas las creencias, y los que no tenían ninguna, vieron que no podían permanecer pasivos ante la muerte y la destrucción salvajes", recordó.

El mandatario repasó varias historias individuales de veteranos -algunos presentes, otros fallecidos, incluido uno que murió la víspera tras haber viajado a Colville- para afirmar: "Ustedes nos recuerdan que, al final, el destino humano" no depende de fuerzas ajenas a "nuestro control". "Nuestra historia siempre ha sido la suma total de las elecciones tomadas y los actos emprendidos por cada persona individual. Siempre ha dependido de nosotros", sostuvo.

El Desembarco de Normandía, donde la victoria aliada se produjo pese a tremendas circunstancias en contra, abrió la puerta al triunfo final en la II Guerra Mundial e "hizo posible los logros que vinieron tras la liberación de Europa", recordó. "No podíamos saberlo entonces, pero mucho del progreso que iba a definir el siglo XX, a ambos lados del Atlántico, viene de la batalla por un trozo de playa de sólo diez kilómetros de largo y tres de ancho", afirmó.

La participación en este evento pone fin a los actos oficiales de Obama en su gira de esta semana por Oriente Próximo y Europa.

Obama, que permanecerá en Francia hasta este mediodía, se reunió antes del acto con Sarkozy en una bilateral en la que advirtió a Corea del Norte contra sus actos "extraordinariamente provocadores. Vamos a examinar muy de cerca cómo vamos a actuar".

Obama y Sarkozy también lanzaron un llamamiento a Irán para que renuncie al desarrollo de un programa de armamento nuclear.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios