Mundo

Obama choca con el eje franco-alemán por el ingreso de Turquía en la UE

  • El apoyo del presidente de EEUU a la candidatura de Ankara al bloque europeo planteado en la cumbre de Praga se topa de inmediato con la rotunda negativa de Sarkozy y las reticencias de Merkel

El presidente de EEUU, Barack Obama, apoyó ayer la candidatura de Turquía a la UE, pero su planteo topó con el rechazo inmediato del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y con las resistencias de la canciller alemana, Angela Merkel.

"EEUU y Europa deben tratar a los musulmanes como amigos, vecinos y socios en la lucha contra la injusticia, la intolerancia y la violencia", dijo Obama en la primera cumbre EEUU-UE en la que participa desde que asumió su mandato en enero. "Avanzar hacia la adhesión de Turquía a la UE sería una señal importante de nuestro compromiso con esta agenda y de que seguimos amarrando Turquía a Europa", agregó.

Turquía, un país estratégicamente situado entre Europa y Oriente Próximo, tiene un Estado laico y una población mayoritariamente musulmana. EEUU y el Reino Unido defienden su ingreso en la UE pero las discusiones de adhesión, que se iniciaron en octubre de 2005, están prácticamente estancadas. Algunos países del bloque, como Francia y Alemania, se oponen a dar a Turquía el estatuto de miembro pleno y prefieren la perspectiva de una asociación.

Sarkozy reiteró su postura de inmediato y rechazó cualquier tentativa de Obama de influir en ese tema. "Trabajo codo a codo con el presidente Obama, pero tratándose de la UE, corresponde a los países miembros de la Unión decidir", declaró. "Siempre me he opuesto a esa adhesión y lo sigo haciendo. Creo poder afirmar que una inmensa mayoría de los estados miembros (de la UE) tienen la posición de Francia. Turquía es un muy gran aliado de Europa y de EEUU. Debe seguir siendo un socio privilegiado, pero mi posición no ha cambiado", insistió.

Merkel reiteró las reservas alemanas. "Un vínculo estrecho con el mundo musulmán, y en especial con Turquía, es algo interesante", pero "la discusión sigue sobre si eso se debe dar bajo la forma de una asociación privilegiada o una adhesión plena", declaró.

Obama inició ayer una visita de dos días a Turquía. El presidente evitó el sábado una crisis en la OTAN al conseguir que Turquía aprobase el nombramiento del primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen como nuevo secretario general. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que su cambio de posición se debió a que Obama se había declarado "garante" de ciertos compromisos, que se abstuvo de detallar.

Por otro lado, los líderes de la UE respaldaron ayer la posición de EEUU frente al programa nuclear norcoreano y acogieron con satisfacción el compromiso de Obama de liderar la lucha internacional contra el cambio climático.

La petición directa de Obama a los europeos para que acojan a presos de Guantánamo fue acogida con más cautela por los Veintisiete, que recordaron que las discusiones sobre este asunto en el seno de la UE "continúan".

La cumbre con EEUU organizada por la Presidencia checa fue evaluada muy positivamente por ambas partes, que mostraron su decisión de estrechar vínculos e intensificar la colaboración en cuestiones económicas, de política exterior, seguridad, energía y medio ambiente. Los líderes también hablaron de Irán, y, según el primer ministro checo, Miren Topolanek, coincidieron en que si Teherán cumple sus obligaciones sobre no proliferación nuclear la presión internacional se reducirá.

En cuanto al cambio climático, una de las prioridades de esta cumbre, los europeos valoraron el cambio de posición de Washington y abogaron por un esfuerzo conjunto que contribuya a que la conferencia de la ONU de finales de año de Copenhague, en la que se deben marcar nuevos objetivos de reducción de emisiones, sea un éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios