Mundo

Obama y Merkel advierten a Rusia del riesgo de "perturbar" los comicios

  • Los líderes de EEUU y Alemania muestran su unidad frente a las acciones de Moscú en Ucrania

El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, mostraron ayer su unidad frente a las acciones de Rusia en la crisis ucraniana y advirtieron de que será "inevitable" ampliar las sanciones a Moscú si "perturba" la celebración de elecciones en Ucrania el día 25.

"Si Rusia perturba las elecciones de este mes, coordinaremos rápidamente pasos adicionales, incluidas más sanciones al liderazgo ruso", dijo Obama en una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca tras una reunión de dos horas en el Despacho Oval. "El próximo paso va a ser un régimen más amplio de sanciones sectoriales", precisó.

Merkel, por su parte, subrayó que la UE y EEUU ayudarán a la celebración de las presidenciales, que consideró "cruciales", pero dijo que si Rusia lo impide, "será inevitable imponer más sanciones".

Hasta ahora, EEUU y la UE impusieron únicamente sanciones a individuos cercanos al Kremlin, y Obama reconoció ayer que su "preferencia sería no tener" que recurrir a sanciones sectoriales, pero lo hará "si es necesario".

Obama aseguró además que EEUU y Alemania están "unidos en su indignación por el horrible trato dado a los observadores de la OSCE" (Organización de Cooperación y Seguridad en Europa) secuestrados en el este de Ucrania, entre los que hay cuatro alemanes.

"Les han hecho desfilar frente a los medios y hacer declaraciones ante el cañón de una escopeta. Es vergonzoso e inexcusable", subrayó Obama, que urgió a Rusia a trabajar para "garantizar su liberación inmediata".

Merkel, que el jueves conversó con el presidente ruso, Vladimir Putin, para pedirle ayuda con la liberación, afirmó que ése es "un paso crucial que tiene que ocurrir de inmediato".

Respecto a la convulsa situación en el este de Ucrania, Obama aseguró que "las fuerzas de seguridad están actuando para restaurar el orden. El Gobierno ucraniano tiene el derecho y la responsabilidad de aplicar la ley y mantener el orden dentro de su territorio", dijo.

El otro gran tema que trataron Merkel y Obama fue el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, la NSA, que llegó a afectar a la canciller.

Según Merkel, todavía hay diferencias respecto de las prácticas de recopilación de datos por parte de la NSA. "Tenemos algunas dificultades que superar", dijo, pero este tema "estará en la agenda los próximos años".

También Obama reconoció que EEUU y Alemania no están en la misma línea en esta cuestión, "pero compartimos los mismos valores y preocupaciones", destacó. El presidente aseguró querer proteger mejor a los extranjeros de las actividades de la NSA y se mostró favorable a la transparencia y a mantener un "ciber-diálogo" con Alemania, uno de sus aliados y amigos más próximos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios