Mundo

La salida de Obama de la Casa Blanca acelera la cooperación con Cuba

  • Castro quiere evitar que el resultado de las elecciones afecte al acercamiento con Washington

Pese a que sus diferencias en varios temas siguen siendo pronunciadas, EEUU y Cuba acordaron ayer avanzar todo lo posible en su cooperación bilateral antes de 2017 con la esperanza de hacer "irreversible" su acercamiento antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, abandone el poder en enero.

Delegaciones de los dos países celebraron en la sede del Departamento de Estado de EEUU la cuarta reunión de la Comisión Bilateral, un mecanismo que crearon en 2015 para avanzar en la normalización de sus relaciones diplomáticas.

Cuba volvió a poner sobre la mesa su exigencia de levantamiento del embargo y la devolución de la base naval de Guantánamo, pero la reunión se desarrolló en un ambiente "productivo" y "constructivo", según informó la parte estadounidense al concluir el encuentro.

"Nuestra voluntad y nuestra aspiración es que el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014 sea irreversible", dijo después de la reunión la directora general para EEUU del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, que presidió la delegación cubana.

"En el mes de diciembre tendremos la quinta y última reunión de la comisión correspondiente al Gobierno del presidente Obama, pero Cuba ha trasladado su interés y disposición a continuar este mecanismo en el futuro. Veremos qué pasa más adelante", afirmó Vidal.

Cuba considera que antes de que finalice su mandato Obama tiene la oportunidad de usar su poder ejecutivo para eliminar escollos que lastran la normalización en el ámbito económico.

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha prometido seguir con el acercamiento a la isla iniciado por Obama, y se ha mostrado a favor de que el Congreso levante el embargo, pero la postura de su rival republicano, Donald Trump, es menos clara.

Durante las primarias republicanas, Trump fue el único aspirante de su partido que se mostró a favor de un acercamiento a Cuba, pero dijo que probablemente cerraría la embajada estadounidense en La Habana hasta lograr un acuerdo con el Gobierno cubano que él considerara "más fuerte" y apropiado como base de las relaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios