Mundo

Nuevo golpe a Hezbolá con el asesinato de un cabecilla del brazo armado

  • Hasan Hulo al Laqis desempeñó un papel importante en las operaciones y guerras entre Israel y el Líbano, así como en Siria.

El asesinato de Hasan Hulo al Laqis, uno de los cabecillas del brazo armado de Hezbolá, ha supuesto un nuevo golpe contra el grupo chií libanés, blanco de ataques de dudosa autoría desde su implicación en la guerra siria.

Hezbolá anunció ayer la muerte de Laquis, líder de la Resistencia Islámica, asesinado la noche del martes cerca de su casa en Hadaz, un barrio cristiano-chií del sur de Beirut, feudo del movimiento. Éste afirmó que el fallecido era un "guerrero santo" y "uno de los mejores líderes que luchó por la libertad y dignidad", y acusó a Israel de estar detrás del ataque.

"El enemigo debe asumir su responsabilidad y las consecuencias de ese acto atroz", agregó Hezbolá, que recordó que el hijo de Laqis falleció en la guerra de 2006, que opuso a los combatientes de Hezbolá con Israel durante 34 días.

Según medios locales, Latis era un dirigente cercano al jefe de Hezbolá, el jeque Hasan Nasrala, e integró las filas del grupo chií desde su fundación en 1982 a partir de la formación y financiación de los Guardianes de la Revolución de Irán. Además, desempeñó un papel importante en las operaciones y guerras entre Israel y el Líbano, así como en Siria.

Pese a las acusaciones contra Israel, el asesinato de Laqis fue reivindicado por dos grupos extremistas suníes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios