Mundo

"Nadie tiene certezas, sólo que todos queremos salir de la crisis"

  • El presidente brasileño habla de la cumbre del G-20 y destaca el hecho de que los países ricos hayan trabajado en "iguales términos" con los emergentes

Pocas horas después del cierre de la cumbre del G-20 en Londres, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, calificó de "buenos" los resultados de la reunión de los líderes de las 20 mayores economías del mundo.

En una entrevista con BBC Mundo, el mandatario brasileño no sólo se refirió a un nuevo orden económico, sino también a un nuevo escenario político en el que América Latina estaría jugando un papel importante.

-¿Esta cumbre fue lo que esperaba?

-Creo que la cumbre fue buena no sólo para Brasil o para un país. Fue buena para la esperanza y para el futuro de la humanidad. Fue una buena reunión porque los países ricos discutieron en iguales términos con los países en desarrollo. Ese fue el fenómeno que vimos en esta cumbre. Todo el mundo fue humilde. Nadie tiene certezas, sólo que todos quieren salir de la crisis.

-¿Pero es cierto o no que los países ricos, como su mismo análisis lo dice, son los que podrían sacar al mundo de la crisis?

-Los países pobres y emergentes no tienen las condiciones apropiadas para encontrar las mismas fuentes que los ricos. Pero como las naciones emergentes están invirtiendo en infraestructura, tienen una economía mucho más estable. Esto significa que los países ricos tienen que preocuparse mucho menos por los pobres y mucho más de sí mismos. Le dije al presidente (Barack) Obama que, en este momento, no necesito ningún favor de los Estados Unidos. Washington nos ayudará cuando ellos restauren su economía, en el momento en que todo mundo empiece a consumir y se reinicie el flujo mundial.

-¿Está usted realmente convencido de que los países en desarrollo tienen una voz significativa que será escuchada por los ricos o, los de siempre, de los que usted hablaba, regresarán a lo mismo después de que pase la crisis?

-Es inexorable que tengan esa voz y esto implicará un nuevo modelo económico por una simple razón: el sector financiero tendrá que estar íntimamente ligado al sector productivo. Cada fondo de cada financiación tendrá que generar una prenda, un zapato, un auto, una camisa. Es para esto que existe el sistema financiero y no sólo para vender acciones de papel. Creo que se tardará un año o dos o hasta más tiempo, pero un nuevo modelo económico tendrá que llegar porque el mundo no soportaría otra crisis económica como la actual.

-Estamos hablando de un nuevo orden económico mundial y usted ha sido muy claro en eso. Pero también hablamos de un nuevo orden político mundial. En otras palabras: en su debido momento, Brasil tendrá un lugar permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Pero países como Brasil son hoy más importantes de lo que eran hace diez años. ¿Es así como usted ve las cosas?

-Sí, lo creo. Lo que nosotros queremos es que el continente africano esté representado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo mismo que América Latina. No hay otra manera: tenemos que democratizar las Naciones Unidas.

-¿Qué piensa que nuestros hijos y nietos obtendrán de esta cumbre? Quiero decir: ¿será una de las muchas cumbres que se hacen o será éste un punto de inflexión para la economía mundial, por la manera en la que el mundo será reorganizado?

-Yo le pido a Dios que mis nietos no se avergüencen de esta cumbre dentro de 15 o 20 años. Ahora tenemos que luchar contra el proteccionismo, es el momento en el que tenemos que ir por el libre comercio porque el proteccionismo es como una droga. Y puede tener efectos inmediatos: trae depresión y después de la depresión viene la recesión y después de la recesión viene el caos. Así que, ¿qué queremos?: ¿libre comercio?, ¿más justicia en el comercio internacional?, ¿queremos tratos justos? Esta cumbre es alentadora. Nos deja la esperanza de que el mundo puede cambiar si nosotros queremos realmente que el mundo cambie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios