Mundo

Máxima tensión en Hong Kong en un nuevo fin de semana de protestas

  • La compañía de trenes MTR suspende el servicio entre las estaciones cercanas a una manifestación "hasta nuevo aviso para garantizar la seguridad de los pasajeros y el personal"

La policía carga contra un grupo de manifestantes. La policía carga contra un grupo de manifestantes.

La policía carga contra un grupo de manifestantes. / Efe

Hong Kong vive este sábado su duodécimo fin de semana consecutivo de protestas antigubernamentales con decenas de miles de manifestantes en las calles participando en actos en los que se están viviendo momentos de tensión.

El barrio obrero de Kwun Tong está siendo el principal centro de las protestas. Por la mañana se produjeron algunos incidentes después de que manifestantes vestidos de negro, que asistían a una marcha autorizada por la policía, crearan barricadas en una importante carretera.

La marcha empezó a las 13:00 hora local (05:00 GMT) y a la altura de la calle Wai Yip se produjo otro momento tenso cuando cientos de manifestantes se colocaron con cascos y máscaras antigás, y permanecieron más de una hora frente a un grupo de policías gritándoles consignas como "¡Mafiosos, mafiosos!".

Poco antes de que comenzara la marcha, se registró un enfrentamiento en una estación de metro cercana como protesta a la decisión de la compañía de trenes MTR que decidió suspender el servicio entre las estaciones cercanas a la marcha "hasta nuevo aviso para garantizar la seguridad de los pasajeros y el personal". Algunos manifestantes y residentes descontentos se enfrentaron a miembros del personal del operador ferroviario por haber tomado esta medida sin precedentes.

La compañía ya había anunciado este viernes que cerraría sin aviso estaciones en caso de que se registren "peleas, vandalismo u otros actos violentos" y que la Policía "podría tener que entrar en las estaciones para tomar las medidas adecuadas de aplicación de la ley cuando sea necesario".

La decisión de la compañía se adoptó dos días después de que los medios de comunicación estatales de China criticaran a MTR por ser un "cómplice de los manifestantes" al fletar trenes gratuitos el pasado miércoles para que éstos pudieran marcharse de la estación de Yuen Long, donde resultaron heridas 45 personas tras un ataque de supuestos miembros de las tríadas (las mafias chinas).

Las multitudinarias protestas callejeras, que están suponiendo la mayor crisis política en décadas para la urbe, se han sucedido desde principios de junio y algunas de ellas han terminado en violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

Este viernes, decenas de miles de ciudadanos formaron una cadena humana de protesta y emularon a lo sucedido hace justo 30 años, cuando dos millones de ciudadanos en las repúblicas bálticas se unieron de las manos en pro de la independencia de la URSS.

Cuando las protestas comenzaron los ciudadanos mostraban su rechazo a un proyecto de ley de extradición presentado por las autoridades locales que permitiría la entrega de sospechosos a jurisdicciones sin acuerdos previos como la China continental, algo que los opositores al texto consideran como el fin de las garantías judiciales que ofrece el sistema hongkonés. Sin embargo, las manifestaciones han ido evolucionando en las últimas semanas hacia demandas más amplias sobre los mecanismos democráticos de la ciudad y hacia el rechazo a la creciente influencia de Pekín en los asuntos locales.

Bajo el modelo Un país, dos sistemas, el Gobierno chino se comprometió tras recuperar Hong Kong a salvaguardar su autonomía y a respetar una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental hasta 2047.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios