Mundo

El Grupo de Contacto busca dinero para los rebeldes libios

  • La secretaria de Estado norteamericana aboga por un incremento de la presión militar para conseguir que Gadafi abandone definitivamente el poder.

Los rebeldes opositores en Libia llevan mucho tiempo pidiendo dinero a la comunidad internacional y ayer la realidad de las ayudas parecía un poco más cerca, después de que el Grupo internacional de Contacto para Libia decidiera en una reunión en Roma la creación de un fondo especial con ese objetivo.

En el encuentro se destacó también la importancia de seguir buscando una solución política al conflicto, mientras sobre el terreno apenas hay avances.

El Grupo de Contacto, creado en marzo en Londres, está compuesto por una mezcolanza extraña de organizaciones como la ONU, la OTAN e incluso la Liga Árabe, así como 22 estados. De ellos, muchos están comprometidos en la operación militar contra el líder libio, Muamar el Gadafi, como Francia, el Reino Unido y Estados Unidos, mientras otros, como Alemania o Turquía, no participan.

El objetivo es común a todos. Gadafi se debe irse, y lo antes posible. Dos veces escribieron los participantes en el encuentro en Roma en su comunicado de clausura la siguiente frase: "El tiempo corre para el régimen de Gadafi, que ahora está a la defensiva y cada vez más aislado internacionalmente". Pero por mucho que se diga dos veces, gran parte del contenido son meras ilusiones.

Tampoco están todos de acuerdo sobre la forma en que debe lograrse el objetivo. "Cada vez más se ve la necesidad de una solución política", señaló el ministro del Exteriores alemán, Guido Westerwelle. "Son visibles los límites de la solución militar", añadió. Otros como la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, hicieron mayor hincapié en la necesidad de aumentar la presión militar para que Gadafi abandone el poder.

Sin embargo, el grupo sigue estando de acuerdo en la instauración de un fondo especial para apoyar financieramente a los opositores de Gadafi, alimentado por los activos congelados a Gadafi en el extranjero. El propio responsable de exteriores del Consejo Nacional de Transición de Bengasi, Mahmud Yibril, estuvo presente en Roma.

Westerwelle hizo hincapié en que el dinero no procede del extranjero, sino "del pueblo libio". "Debemos hacer que los fondos lleguen al pueblo para aliviar su sufrimiento".

Y además de los activos congelados de Gadafi, el fondo se alimentará con ingresos de la extracción de petróleo en zonas controladas por los rebeldes. Ahora rige un embargo de gas y petróleo contra el país rico en materias primas, justificado por la brutal violencia empleada por Gadafi contra la población.

El Grupo de Contacto llamó también a otros países del Golfo a seguir el ejemplo de Qatar, que ha puesto 180 millones de dólares a disposición del consejo rebelde de Bengasi. Hasta ahora, Yibril había pedido sin éxito créditos millonarios en sus viajes al extranjero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios