Mundo

Europa prepara medidas drásticas contra la pandemia

  • El ministro de Sanidad alemán, positivo por Covid-19, no descarta extender la paralización de la vida pública

  • Portugal registra el segundo día con más casos desde el comienzo de la crisis

Personas con mascarilla compran en un mercado en una plaza de la ciudad italiana de Padua. Personas con mascarilla compran en un mercado en una plaza de la ciudad italiana de Padua.

Personas con mascarilla compran en un mercado en una plaza de la ciudad italiana de Padua. / NICOLA FOSSELLA / efe

La gran mayoría de los países europeos se preparan para adoptar medidas drásticas contra la segunda ola de la pandemia de Covid-19 tras un día en el que los casos globales se elevaron a 40,4 millones, casi 300.000 más que en la jornada anterior, y 1,1 millones de muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Europa suma seis días consecutivos de descenso en la cifra de casos diarios, tras un récord de 166.000 el pasado día 16, aunque con 120.000 nuevos positivos se mantiene como la región donde la pandemia crece más rápido.

Irlanda, en alerta máxima, inicia hoy un confinamiento de seis semanas

Alemania registró 7.595 nuevos contagios de coronavirus, el segundo valor más elevado desde el inicio de la pandemia, según los últimos datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología. El total de positivos desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero se sitúa en 380.762, con 9.875 víctimas mortales, 39 más en un día.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, que ha dado positivo por coronavirus, dijo la noche del martes en la ZDF que no descarta extender otros parones de la vida pública como el decretado en Berchtesgaden (sur), debido a la elevada incidencia, con 262,4 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en una semana. "Ése es precisamente el enfoque que tenemos, tomar medidas no a nivel federal, sino siempre adaptadas a la situación. Y estoy seguro de que así también tendrá una mayor aceptación", dijo.

En Francia se notificaron ayer 20.468 contagios, una cifra elevada pero inferior a los récords de más de 30.000 alcanzados la semana pasada. El Consejo de Ministros tenía previsto presentar ayer un proyecto de ley que permita, mediante el estado de urgencia sanitaria, prorrogar el toque de queda más allá de las cuatro semanas iniciales y tomar otras medidas.

Portugal registró ayer el segundo día con más positivos desde que comenzó la pandemia, con un total de 2.535 nuevos contagiados, por lo que el número total de personas diagnosticadas con Covid-19 en este país es de 106.271. Su secretario de Estado de Salud, Diogo Serra Lopes, aseguró ayer que es un momento de "gran preocupación", aunque insistió en que el Sistema Nacional de Salud tiene capacidad de respuesta para implementar el número de camas hospitalarias en planta y en UCI que sean necesarias.

Por su parte, Rusia registró 317 fallecidos por Covid-19 en la última jornada, el mayor número de decesos en un día desde el comienzo de la pandemia. Pese al gran repunte en las ultimas semanas, en las que se duplicaron con creces los contagios diarios, las autoridades de Rusia han descartado la adopción de medidas drásticas como el confinamiento o la paralización de sectores económicos. "Si no se adoptan medidas adicionales, el incremento de la morbilidad continuará hasta mediados de diciembre, según los modelos (matemáticos)", advirtió el subdirector del Centro de Tecnologías Informáticas y de Cálculo, Andrei Yurchenko.

En el Reino Unido, el condado de South Yorkshire, en el norte inglés, pasará al nivel más alto de alerta de Covid-19 -el 3- para controlar el aumento de los contagios de coronavirus, confirmó ayer el alcalde de Sheffield, Dan Jarvis. La medida se hará efectiva a primera hora del sábado y afectará a 1,4 millones de personas.

Bélgica registra una incidencia acumulada de 872,2 nuevos casos por cada 100.000 habitantes de media en los últimos 14 días, lo que supone un avance del 239% respecto a las dos semanas anteriores, según los datos publicados ayer por las autoridades sanitarias. El país cerró el lunes restaurantes, bares y cafés y aplica un toque de queda nocturno.

Por último, el Gobierno irlandés pedirá a más de 2.500 casos positivos que identifiquen por su cuenta a aquellos con quienes han estado en contacto, ante el colapso del sistema de rastreo de las autoridades sanitarias. Dublín decretó el lunes la alerta máxima del plan contra la pandemia, con un confinamiento que hoy entrará en vigor y durará seis semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios