Mundo

Corea del Norte fanfarronea con amenazas a EEUU de un "ataque preventivo"

  • La comunidad internacional redobla las sanciones ante la escalada nuclear y las maniobras militares de Pyongyang

Corea del Norte amenazó ayer a Estados Unidos con "un ataque nuclear preventivo", en una nueva subida de tono del país comunista a la espera de que la ONU confirme la resolución que le impondrá nuevas sanciones por su reciente prueba atómica.

"Como EEUU está a punto de iniciar una guerra atómica, vamos a ejercer nuestro derecho a un ataque nuclear preventivo contra el cuartel general del agresor para proteger nuestro supremo interés", indicó el portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano en una nota de la agencia estatal KCNA.

EEUU y Corea del Sur realizan estos días maniobras militares y comenzarán nuevos ejercicios el lunes, lo que, junto a las inminentes sanciones, ha elevado los ataques verbales del régimen de Kim Jong-un, que por primera vez ha aludido a la posibilidad de lanzar un "ataque preventivo".

No obstante, los expertos descartan que Corea del Norte posea tecnología suficientemente avanzada como para lanzar un misil con capacidad nuclear a EEUU a corto o medio plazo, por lo que este último desafío podría englobarse en la habitual retórica belicista de este militarizado país.

El pasado martes, Pyongyang prometió dar por nulo el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea (1950-53), en una amenaza sin precedentes que llegó poco después de salir a la luz un acuerdo entre China y EEUU en la ONU para imponer nuevas sanciones a Corea del Norte por su prueba nuclear de febrero.

La comunidad internacional cumplió ayer su promesa de plantar cara a las "amenazas y provocaciones" de Corea del Norte por su programa nuclear al aprobar una batería de nuevas y contundentes sanciones contra Pyongyang para limitar sus movimientos financieros y aislar aún más al régimen.

En una muestra de unidad poco común en el complejo tablero de poderes de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad aprobó ayer una dura resolución que refuerza las actuales sanciones e incluye nuevas restricciones.

La resolución, impulsada por Washington y Pekín tras la última prueba nuclear de febrero, pretende limitar los movimientos financieros del régimen en el extranjero con nuevas medidas que sancionan por primera vez las "transferencias ilícitas de dinero en efectivo" y obliga a revisar buques mercantes y aviones sospechosos de violar las sanciones.

También impone nuevas restricciones de viaje para funcionarios y empleados del programa nuclear, sanciona "actividades ilícitas" de su personal diplomático y ordena la congelación de activos de nuevos individuos y empresas.

Prohíbe también comercializar artículos de lujo como joyas con perlas, gemas y piedras preciosas y semipreciosas, desde diamantes y zafiros hasta rubíes o esmeraldas, así como yates y coches de lujo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios