Mundo

Argelia revive la pesadilla

  • El país norteafricano se ha visto sacudido en agosto por una serie de atentados mortales que lo han devuelto a los peores años de la década de los 90

Las espantosas escenas tras los atentados suicidas de las últimas semanas han despertado en Argelia malos recuerdos. En los años 90 más de 150.000 personas murieron en la guerra civil entre islamistas y seguidores del Gobierno. Ahora la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico perpetra atentados contundentes para conseguir titulares.

La organización surgió del integrista Grupo Salafista para la Oración y el Combate. Estos combatientes de Al Qaeda ya habían asumido la responsabilidad de varios sangrientos ataques anteriores. El grupo terrorista se declaró hace unos días autor de los últimos atentados informó la cadena de televisión qatarí Al Jazeera. La cadena señaló que la organización anunció ser autora de los atentados en una grabación colocada en un sitio de internet utilizado por ese grupo y que llevaba la voz de Sala Abu Mohamed, identificado como alto responsable militar.

El Gobierno no cede en la lucha contra el terrorismo, pero reconoce que que es un reto demasiado difícil. El presidente Abdelaziz Buteflika no ha podido cumplir la promesa de "extirpar el terrorismo" aun cuando el Gobierno pueda demostrar éxitos como un plan de protección para zonas urbanas, que ha reportado a los residentes una mayor seguridad, según medios locales.

Abu Mohamed, en su grabación, dio a conocer tres mensajes: uno al Gobierno argelino amenazando con represalias por la supuesta represión contra los suníes salafistas; otro a los medios de comunicación pidiéndoles que tengan cuidado en la cobertura de las informaciones, y el tercero a la nación islámica diciendo que no crean a quienes dicen que sus objetivos son civiles.

La iniciativa de Buteflika para la reconciliación nacional con un referéndum en septiembre de 2005 se ha ido olvidando en los últimos tiempos. Hasta 2006, unos 300 terroristas aceptaron el llamamiento del presidente y dejaron las armas. A cambio recibieron la promesa de regresar a la sociedad civil sin ser castigados.

Durante un breve periodo de tiempo llegó a parecer que se había vencido al terrorismo. El Ejército reforzó sus misiones y el número de soldados en los territorios de retirada de los terroristas, en las montañas de la Cabilia. Pero las esperanzas se desvanecieron pronto.

En los medios se especula ahora sobre los terroristas que podrían haber vuelto a empuñar las armas. Según estimaciones no oficiales, en el país hay unos 500 terroristas en activo.

Los observadores se preguntan sobre las razones por las que se producen ahora estos atentados. El comienzo del mes de ayuno musulmán, el Ramadán, es a menudo empleado por muchos terroristas para la yihad, la guerra santa. A los mártires de los atentados suicidas se les promete en el Ramadán que van directos al paraíso.

Medios argelinos hablan además de una "lucha por el poder" entre terroristas y Estado. Los islamistas quieren demostrar al Gobierno que todavía no están derrotados. El próximo año se celebrarán elecciones presidenciales, así que ahora es el momento de desestabilizar al presidente Buteflika y presionarle, señala la prensa local.

Son pocos los indicios que puedan apuntar a que el Gobierno podrá ganar pronto esta batalla contra el terrorismo. Los extremistas encuentran en los barrios más desfavorecidos de las ciudades argelinas suficientes candidatos para ser formados como guerreros de Dios.

Casi una cuarta parte de los 34 millones de argelinos vive por debajo del umbral de la pobreza y no recibe nada de la riqueza que llena las arcas del Estado proveniente de las extracciones de crudo y gas. "Nuestro país nunca había sido tan rico y los argelinos nunca habían sido tan pobres". Ésta es una frase que a menudo se puede escuchar por las calles de Argel.

En agosto han muerto 71 personas en atentados terroristas en Argelia y más de 90 han resultado heridas. Las actividades de Al Qaeda en el Magreb comenzaron con los atentados en la ciudad marroquí de Casablanca en el año 2003.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios