Bélgica

Lukaku mira alto

  • El contundente debut ante Panamá y una brillantísima fase clasificatoria convierte a los 'Diablos Rojos' en el favorito que por fin quiere hacerse notar

Romelu Lukaku gesticula en un momento del debut de Bélgica ante Panamá. Romelu Lukaku gesticula en un momento del debut de Bélgica ante Panamá.

Romelu Lukaku gesticula en un momento del debut de Bélgica ante Panamá. / FRIEDEMANN VOGEL / efe

Empujada por la fortaleza de Romelu Lukaku, el espectacular delantero del Manchester United, y el contundente debut con victoria por 3-0 ante Panamá, Bélgica aspira a llegar lejos en el Mundial de Rusia 2018.

"Queremos estar aquí hasta el final", advirtió el delantero de los Diablos Rojos, símbolo de una generación dorada belga que tiene la sensación de que su trabajo está aún por terminar y de que les espera algo grande.

En los dos últimos torneos mundiales pasaron sin apuros la primera fase y a octavos, pero fueron eliminados ambas veces en la eliminatoria de cuartos de final. En Rusia, Lukaku, Kevin de Bruyne, Eden Hazard y compañía quieren finalmente recorrer todo el camino tras una brillantísima fase de clasificación.

"¿Cuándo es un éxito el Mundial?", se preguntó el guardameta del Chelsea Thibaut Courtois. "Pienso que cuando lo ganas", se contestó.

Este objetivo no parece una quimera. Prácticamente ningún equipo está tan bien dotado ofensivamente en el Mundial. El técnico español Roberto Martínez ha dado humildad y un concepto de juego al equipo.

En el ataque, además, Bélgica cuenta con Lukaku, uno de los jugadores más efectivos en los últimos metros. Contra los combativos panameños le costó entrar en juego, pero en los momentos decisivos estuvo en su sitio.

Primero culminó un preciso centro de De Bruyne cabeceando a gol en el minuto 69, luego elevó el balón sobre el guardameta panameño Jaime Penedo para su segundo tanto en el 75.

"Sabemos que tenemos una calidad increíble", dijo Lukaku, que fue declarado mejor Jugador del partido. "Ahora tenemos que mirar hacia adelante, pues nos esperan rivales difíciles".

La clasificación para octavos de final, en todo caso, debería ser una pura formalidad. Ante Túnez, el domingo, no se espera nada más que una victoria. Para Lukaku y compañía sería sólo otro pequeño paso. No más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios