Primer contacto

Tarraco, el buque insignia de Seat en clave SUV, redefine su oferta

  • Aunque lo más llamativo sea la llegada de, nada menos, una versión FR a la oferta que aporta una imagen más deportiva, lo cierto es que son muchos los cambios que, apenas a dos años de su lanzamiento, incorpora el Seat Tarraco, el SUV más grande la marca.

Tarraco, el buque insignia de Seat en clave SUV, redefine su oferta Tarraco, el buque insignia de Seat en clave SUV, redefine su oferta

Tarraco, el buque insignia de Seat en clave SUV, redefine su oferta

Seat está feliz con sus SUV en tanto que la suma de sus tres modelos supone un 50 por ciento de sus ventas mundiales, un 45 por ciento en España. Arona, Ateca y Tarraco conforman una oferta muy sólida que, en estas fechas, está viéndose parcialmente renovada.

En el caso del Seat Tarraco, el modelo más grande de los tres con sus 4,73 m de largo, en tanto que aparece la versión FR -la mitad de los Seat León vendidos en España tienen este acabado- disponible con todos los motores salvo el Diesel de 150 CV.

El Seat Tarraco FR no sólo incorpora algunos elementos que le dan un aspecto diferente, sino que también es el encargado de estrenar otros, también de tipo funcional, que se extienden a los otros integrantes de la gama.

Carácter FR

Entre los primeros, los que marcan el carácter del Seat Tarraco a la vista, está la parrilla específica, las molduras de paso de rueda más anchas y las barras de techo, también en negro. Además, las carcasas de los retrovisores junto a los marcos de las ventanas están pintados en un distinguible Gris Cosmo. También en la trasera aparece un alerón, mientras que los faros con todas las funciones con LED o la línea de LED que une los dos pilotos son comunes a toda la gama.

El escueto alerón es característico del FR, mientras que la tirad de LED que une los dos pilotos se usa en todos los Seat Tarraco. El escueto alerón es característico del FR, mientras que la tirad de LED que une los dos pilotos se usa en todos los Seat Tarraco.

El escueto alerón es característico del FR, mientras que la tirad de LED que une los dos pilotos se usa en todos los Seat Tarraco.

Asimismo el interior tiene elementos diferenciales como el volante, los asientos de tipo bacquet con reglaje eléctrico y memoria, el cambio con cuero y los pedales de aluminio. Estos, junto a la elección de materiales, colores y tapicerías consiguen hacer que el FR se distinga y se identifique como el tope de la gama Seat Tarraco.

Con pantalla totalmente táctil y más grande

Entre las novedades tecnológicas está la incorporación de una pantalla de 9,2” en el salpicadero. Ésta no se queda en el FR, sino que se extiende a los Style, como opción que reemplaza a la de 8” sin navegación; y a los Xcellence.

La pantalla táctil, disponible de serie o en opción para toda la familia Tarraco, prescinde de mandos físicos. En los Style hay una de serie de 8" sin navegador. La pantalla táctil, disponible de serie o en opción para toda la familia Tarraco, prescinde de mandos físicos. En los Style hay una de serie de 8" sin navegador.

La pantalla táctil, disponible de serie o en opción para toda la familia Tarraco, prescinde de mandos físicos. En los Style hay una de serie de 8" sin navegador.

La nueva pantalla de 9,2” es ahora totalmente táctil, en tanto que prescinde de los botones que sí tenía la que inicialmente usaba este modelo. Se lee verdaderamente bien incluso cuando le da el sol, responde rápidamente al pulsado e incorpora, además del control por voz que permite, por ejemplo, manejar el navegador; la conectividad Android Auto y Apple CarPlay.

En este último caso, con la conexión de Apple, la relación entre el móvil y el sistema multimedia se realiza sin necesidad de cable, lo que permite “olvidar” en el bolsillo o el bolso el móvil y, aún así, disfrutar del volcado de su información, contactos y aplicaciones en la pantalla. De cualquier manera, también es posible recargarlo sin cable, pues por delante del mando del cambio se encuentra una bandeja para su carga inalámbrica.

Con la tarjeta SIM integrada, además, es posible por un lado disfrutar de servicios como el navegador en línea o la radio digital en el coche; de datos de la conducción, localización de vehículo o su estado, desde fuera del mismo y, por supuesto, de las llamadas de emergencia del servicio eCall.

El Tarraco FR también cuenta con la instrumentación Digital Cockpit, con información configurable en pantalla, que está incluida en el equipamiento de serie de toda la gama, al igual que el climatizador, ahora con regulación digital semejante a la estrenada en el Seat León.

El PHEV, para 2021; ahora, Diesel de estreno

A principios del año próximo aparecerá una versión híbrida enchufable del Seat Tarraco con 245 CV -el motor térmico es el 1.4- con 50 km de autonomía eléctrica gracias a la batería de 13 kWh que incorporará.

Hoy, la oferta de motores tiene su máximo representante en ese nuevo 2.0 TDI de 200 CV, con doble catalizador de SCR para eliminar los NOx, y una respuesta muy limpia al acelerador desde bajo régimen. Lo usan tanto el acabado Xcellence como el FR, siempre con el cambio automático de doble embrague. En el primero caso el precio arranca de los 45.130, en el segundo de los 45.880 euros.

Parece tan suave, para ser un Diesel, como contundente -a veces, al pisar a fondo para incorporarnos desde parados a una vía rápida sorprende un pequeño retardo-, en tanto que en una conducción rápida-deportiva el consumo no parece ser un problema: circulando a buen ritmo por una carretera de montaña se quedó en 10 l/100 km.

Grandes, cómodos, con razonable sujeción y bonitos. Los Seat Tarraco FR llevan estos bacquets de serie. Grandes, cómodos, con razonable sujeción y bonitos. Los Seat Tarraco FR llevan estos bacquets de serie.

Grandes, cómodos, con razonable sujeción y bonitos. Los Seat Tarraco FR llevan estos bacquets de serie.

La otra versión Diesel del Tarraco es la mencionada de 150 CV, con el mismo 2.0 TDI. Si el de 200 CV sólo se combina con la tracción total y el cambio automático, ya se ligue al acabado Xcellence con el que cuesta 45.780 euros; o al FR, por 46.490 euros -el diferencial entre los dos niveles es de 710 euros-; el de 150 CV exclusivamente puede asociarse con la tracción delantera y el cambio manual. En este caso, los dos niveles que cuentan con él son el Style, por 35.370 euros; y el Xcellence, por 38.540 euros -el salto de precio, 3.170 euros-.

En gasolina, el 1.5 ecoTSI está disponible para los tres niveles de acabado, si bien con el FR sólo con la caja DSG, mientras que en los otros dos lo está también con la manual. Su precio arranca en los 33.650 euros para el Style, 36.880 para los Xcellence -en ambos la DSG suma 2.130 euros- y en el FR por 39.650 euros. En todos los casos, con tracción delantera.

Por su parte, el motor de inyección directa de gasolina y con turbo de 2 litros y 190 CV sólo está disponible con esa caja automática y tracción total 4Drive. Su precio es de 45.130 euros con acabado Xcellence y 45.880 con el FR.

Chasis al estilo Seat, incluso en un SUV

Esta 4Drive incorpora dos modos de conducción más, Off-road y Snow; que la tracción delantera, que permite elegir ente Eco, Normal, Sport y el configurable Individual. En ellos pueden definirse diferentes configuraciones de los amortiguadores regulables, opcionales para los dos niveles de equipamiento más altos.

En cualquiera de sus regulaciones hacen mucho por el Seat Tarraco que, por mucho que voluminoso, es preciso; si bien, y al menos con las llantas de 20” opcionales en los FR, resulta trepidante en el paso de irregularidades bien marcadas.

Con siete plazas de serie, una funcionalidad que, entre los SUV de tamaño grande, busca casi un 70 por ciento de los compradores. Con siete plazas de serie, una funcionalidad que, entre los SUV de tamaño grande, busca casi un 70 por ciento de los compradores.

Con siete plazas de serie, una funcionalidad que, entre los SUV de tamaño grande, busca casi un 70 por ciento de los compradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios