DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

1922 Una mirada al pasado | Crítica Falla y el flamenco

  • La Diputación granadina edita una narración divulgativa sobre el Concurso de Cante Jondo de 1922

El cantaor Manolo Caracol. El cantaor Manolo Caracol.

El cantaor Manolo Caracol. / Grupo Joly.

La autora se toma algunas licencias poéticas, como situar en Granada en1922 a La Argentinita bailando en el Café Alameda, o toma no pocas de las que en aquel momento se vertieron, al calor del acontecimiento, como es el tópico, falso en este caso, de que El Tenazas fue andando desde Puente Genil a Granada para asistir al concurso.

Portada del libro. Portada del libro.

Portada del libro.

O el del presunto origen árabe, también falso, de la zambra del Sacromonte. Manuel de Falla, editó de forma anónima en 1922 con motivo de la celebración del Concurso de Cante Jondo de Granada, un folleto en el que resumió sus reflexiones en torno al flamenco, basadas más en la intuición que en la investigación. La obrita entroncaba con la teoría romántica del cante jondo que tuvo su cenit en el siglo XIX con Antonio Machado Álvarez y su Colección de cantes flamencos (1881) y que aún continúa vigente, como evidencia esta nueva edición de la Diputación de Granada. Esta teoría tiene como elementos fundamentales el primitivismo, esto es, el menosprecio del presente respecto a una supuesta y mítica edad de oro, la condición de arte natural, no profesional, y el carácter racial (gitano, árabe) del invento. La visión romántica de Falla le llevó a vetar la participación de los profesionales en el mencionado Concurso.

Y ese fue el motivo del fracaso del mismo. Los primeros premios quedaron desiertos y los únicos ganadores, de galardones menores, fueron un joven de 12 años llamado Manolo Caracol, que con el tiempo llegaría a ser profesional, y tanto, de lo jondo. Y un anciano llamado Diego Bermúdez El Tenazas que había sido profesional en los Cafés Cantantes de su juventud pero que hubo de retirarse por una herida que le afectó al pulmón.

A raíz de este fracaso del Concurso de Cante Jondo Falla dejó de escribir música flamenca buscando su inspiración en Cervantes, la música castellana para tecla y el mito del paraíso perdido.

El libro presenta cuatro prólogos a cargo del poeta Álvaro Salvador y de la musicóloga Lola Fernández, Pepe Merlo y José Vallejo Prieto. Viene ilustrado por Seisdedos.

Este es el número 4 de la colección Granada Flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios