DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

ENRIQUE BUNBURY Bunbury y el universo del camaleón errante

  • El músico comparte en esta entrevista sus múltiples referencias culturales, de Depeche Mode y Panero a Oscar Wilde, de cuya obra toma su nombre artístico

Bunbury durante un recital en el Muelle de Cádiz. Bunbury durante un recital en el Muelle de Cádiz.

Bunbury durante un recital en el Muelle de Cádiz. / Jesús Marín.

De Miguel Hernández a Basquiat, pasando por Elvis, Depeche Mode, Panero u Oscar Wilde -del que toma el nombre por el que se le conoce-, el músico aragonés Enrique Bunbury es ejemplo del creador actual, permeable al universo cultural en el que habita.

Bunbury retrocede en el tiempo y encuentra en su memoria los primeros libros que leyó. "De mi infancia recuerdo que mis lecturas favoritas eran las novelas de aventuras y de viajes", afirma. Y entre sus autores preferidos señala a "Stevenson, Mark Twain, Salgari y Julio Verne".

El viaje, tanto geográfico como creativo, ha sido una constante en la trayectoria del cantante zaragozano, sobre todo a partir de su etapa en solitario, marcada por el permanente transformismo musical. Está presente en numerosas canciones y muy especialmente en su álbum El viaje a ninguna parte (2004), que cabe entenderse como un recorrido emocional, cultural y kilométrico por los ritmos, vocablos y tradiciones del continente americano. Recorrido que vuelve a repetir, de la cumbia al tango, en 2011, con Licenciado Cantinas.

El viaje a ninguna parte también es un homenaje a la célebre obra de Fernando Fernán Gómez, así como al "titiritero errante", con el que tanto se identifica. Esta relación con la literatura está ya presente en el primer álbum del aragonés, Radical Sonora (1997), donde incluye una cita del poeta Miguel Hernández: "Sólo soy yo cuando estoy solo". Posteriormente, en 2004, el aragonés participaría en el disco homenaje a Leopoldo María Panero, musicando algunos de sus poemas.

Tiene muy claro Enrique Bunbury sus primeros encuentros musicales y cinematográficos: "Mi tío Daniel me regaló toda la discografía de The Beatles, grabada en cintas de casete; y recuerdo como una auténtica iluminación ver King Creole, de Elvis Presley". Prosigue Bunbury, recuperando al adolescente que fue: "Mi tío Enrique me regaló Dark side of the Moon (de Pink Floyd) y a partir de ahí comencé a ahorrar para comprar baratísimos discos de segunda mano en el rastro de Zaragoza. Creo recordar que el primero que compré fue It's only Rock and Roll, de los Stones".

En ese mismo tiempo, principios de los setenta, una película ejerce una gran y decisiva influencia sobre el músico: "Me marcó mucho ver, con 12 ó 13 años, Johnny cogió su fusil, en los cines Buñuel. Aunque no era autorizada para menores nos dejaron entrar. Aquello supuso una auténtica revolución para mí".

"No existe nada noble al morir. Ni siquiera cuando mueres por honor. Ni siquiera cuando mueres como el mayor héroe que el mundo haya visto", se puede leer y escuchar en Johnny cogió su fusil, la novela de Dalton Trumbo, publicada en 1939, y que él mismo llevó al cine, en 1971. En muy poco tiempo, la película de Trumbo -la única que dirigió a lo largo de su vida- se convirtió, además de en una obra de culto, en un símbolo pacifista. No deja de ser una paradoja el hecho de que en la adaptación que el propio Trumbo realiza de su novela son evidentes los ecos del Buñuel más surrealista, si tenemos en cuenta que al director aragonés se le ofreció la posibilidad de dirigir la película, no concretándose finalmente. Johnny cogió su fusil también es una reflexión sobre la eutanasia o sobre los nacionalismos exacerbados. "Ni patria ni banderas (…), los nacionalismos qué miedo me dan", canta Enrique Bunbury en su ya legendario tema El extranjero, incluido en Pequeño (1999).

Fotograma de 'Johnny cogió su fusil' de Dalton Trumbo. Fotograma de 'Johnny cogió su fusil' de Dalton Trumbo.

Fotograma de 'Johnny cogió su fusil' de Dalton Trumbo.

Continúa Bunbury desempolvando primeras lecturas: "En esa misma época -adolescencia, principios de los 70-, estaba muy metido en Oscar Wilde y me gustaba mucho leer teatro: Buero Vallejo, Alfonso Sastre, Ionesco, Shaw o Tennesse Williams".

Esa pasión por el teatro, por "dramatizar", ha sido una constante en la trayectoria del músico zaragozano. De hecho, el sobrenombre artístico por el que es conocido lo toma prestado de un personaje de La importancia de llamarse Ernesto, de su admirado Wilde. Y hay varios ejemplos que ilustran su pasión por el teatro, como son las giras Pequeño cabaret ambulante (2000) y Freak Show (2005), que caben entenderse como dramatizaciones de Pequeño y El viaje a ninguna parte, respectivamente.

Bunbury en uno de sus últimos conciertos en su ciudad natal, Zaragoza. Bunbury en uno de sus últimos conciertos en su ciudad natal, Zaragoza.

Bunbury en uno de sus últimos conciertos en su ciudad natal, Zaragoza. / Efe

El Bunbury actual es un apasionado del arte contemporáneo, "es mi gran afición", sintiendo una especial predilección por la obra de "Frank Auerbach, Basquiat, Dubuffet, Eva Hesse, Jasper Johns, López Armentía, Marino Marini, Schnabel, De Kooning o Georg Baselitz". En cuanto a las películas que más le han gustado en los últimos meses, Bunbury cita: The house of Jack Built, de Lars Von Trier, The lighthouse, de Robert Eggers, Güeros y La camarista, de los mexicanos Ruiz Palacios y Lila Avilés o Midsommar, de Ari Aster. "También me gustaron mucho Érase una vez en Hollywood, de Tarantino, El Irlandés, de Scorsese, y Dolor y gloria de Almodóvar, gran cine". Entre sus lecturas más recientes, menciona "Langston Hughes, Rupi Kaur, Pizarnik, Szymborska, William Carlos William, Anne Sexton, Anne Carson, Houellebecq o Manuel Vilas, tanto Ordesa como Alegría me han encantado. Y dos libros de Joan Didion que me maravillaron, The year of magical thinking y Blue Nights".

Debería entregar Bunbury en los próximos días su nuevo trabajo discográfico, Posible, pero la crisis provocada por el Covid-19 lo ha aplazado. A pesar de eso ha adelantado tres canciones, en las que podemos encontrar referencias al bolero, a David Lynch o a Depeche Mode, entre otras, anticipando una nueva pirueta en la trayectoria de este artista, marcada siempre por el camaleonismo, el riesgo y el constante proceso de búsqueda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios