Inicio curso

Los consistorios de la Janda tendrán que asumir las labores de vigilancia y refuerzo de la limpieza

  • Las AMPAS de Conil protagonizaron una sentada para exigir que se cumpla la distancia de seguridad

El Ayuntamiento benalupense ha adquirido varios termómetros difitales para los colegios. El Ayuntamiento benalupense ha adquirido varios termómetros difitales para los colegios.

El Ayuntamiento benalupense ha adquirido varios termómetros difitales para los colegios. / D.C. (Benalup)

La vuelta a los colegios se presenta de diferente manera para los ayuntamientos de la comarca de la Janda, que hasta ahora afrontaban las labores de limpieza, pintado y reparación de persianas, aseos e iluminación durante los meses de verano.

Ahora se enfrentan a buscar espacio en los propios centros educativos, realizando obras o adaptando aulas en lugares que se destinaban hasta el curso pasado a otros cometidos. A todo ese esfuerzo extraordinario, se suma desde este jueves, el colocar a una o varias personas, en la mayoría de los casos, pertenecientes al grupo de voluntarios de Protección Civil, para que el acceso a los colegios se realice de forma escalonada, manteniendo la distancia social y comprobando que toda persona, alumno, padre o profesor llevan bien colocada la mascarilla.

Una situación que tiene un punto de complicación mayor a la hora de desdoblar los turnos de limpieza, ya que se precisará que las aulas sean limpiadas por las mañanas, además de por las tardes como ha venido ocurriendo hasta ahora.

Un sobre esfuerzo que algunos alcaldes han apuntado que no podrán asumir. Otros, como el regidor de Barbate ha puesto cifras a este añadido, que en su localidad podría suponer unos 300.000 euros. Según ha manifestado, Miguel Molina, en su localidad hay nueve colegios y las labores de control de los accesos se realizarán con agentes de la Policía Local, Protección Civil y vigilantes privados. Un cometido para el que no tienen consignación presupuestaria o un remanente del que poder tirar.

En Conil, el colectivo de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Ampas) protagonizaron ayer una sentada reivindicativa durante 20 minutos, para exigir a la Consejería de Educación que cumpla con la distancia de seguridad de un metro y medio, un requisito que creen que no se podrá cumplir dado el ratio en muchos centros y ante la falta de nuevos profesores.

Este colectivo, representado en el Consejo Escolar Municipal ha suscrito un escrito que se ha remitido a la Delegación Territorial de Educación en Cádiz, solicitando un retraso en la incorporación de los alumnos a sus centros al entender que no se garantizan los espacios necesarios para garantizar el distanciamiento social.

Unas reclamaciones que han contado con el apoyo de la concejala de Educación de Conil, Anabel Moreno, quien estuvo presente en esta acción y al no compartir la manera de volver a los colegios, asegurando que no le queda otra que acatar la decisión tomada por la Junta de Andalucía.

En el caso de Benalup, el Consejo Escolar Municipal ha tomado la decisión unánime de trasladar a la Junta de Andalucía la petición formal de retrasar el inicio del curso, así como la disconformidad y el malestar por la falta de recursos humanos y de inversión.

Uno de los asuntos aún por resolver es el desdoblamiento de las aulas que estén saturadas, todas aquellas que cuentan con un ratio de alumnos superior a la veintena.

Una medida que consideran fundamental para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad y distanciamiento social, según ha destacado la edil de educación, Raquel Gardón, quien cree que para ello se necesita que la Junta de Andalucía contrate más personal docente para el presente curso.

Así, el Ayuntamiento de Benalup ha ofrecido un listado de edificios municipales donde se puedan llevar a cabo el desdoblamiento de esas clases, estando ya previsto que los ciclos formativos del IES Casas Viejas se trasladen al Centro de Formación del Campo Municipal de Fútbol.

La concejala de Educación del Consistorio benalupense ha lamentado que ningún responsable de la Junta se ponga al teléfono y que sea el Ayuntamiento quien asuma el desdoble de los servicios de limpieza o la compra de termómetros para comprobar las temperaturas de los alumnos, un material que ya ha sido entregado a los diferentes colegios y el instituto.

En Vejer, el alcalde, Manuel Flor, ha realizado una visita a varios colegios del municipio antes del inicio de las clases. En el colegio público Nuestra Señora de la Oliva ha apuntado que se han finalizado las obras de construcción de la nueva zona administrativa y se han pintado las fachadas, entre otras mejoras. También se han instalado los dispensadores de gel desinfectante y la señalización para la circulación de las personas en la entrada y salida del colegio, así como en la zona del interior.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios