17 años del mejor 'look' de la Reina Los secretos del vestido rojo con el que Letizia se coronó

  • El diseño rojo de Lorenzo Caprile que Doña Letizia llevó en la boda de Federido de Dinamarca, su debut ante la realeza, ha pasado a la Historia

  • 17 años después sigue siendo el mejor estilismo que ha lucido la actual Reina

El entonces príncipe Felipe con su prometida, Doña Letizia, en 2004 en la boda de Federico de Dinarmaca y Mary Donaldson.

El entonces príncipe Felipe con su prometida, Doña Letizia, en 2004 en la boda de Federico de Dinarmaca y Mary Donaldson.

El 14 de mayo de 2004 está marcado en rojo en la historia de Letizia Ortiz. En rojo Caprile, de hecho. Una semana antes de su propia boda la prometida del entonces Príncipe Felipe tenía que pasar el examen de la realeza europea en el otro gran enlace real del año, el de Federico de Dinamarca y Mery Donaldson en Copenhage. El debut en sociedad no puso ser más a lo grande, y la periodista no solo lo pasó con nota sino que se coronó como reina de estilo entre las royals gracias a un inolvidable vestido que, 17 años después, sigue siendo el mejor de todos los que ha llevado.

Doña Letizia, en la cena antes de la boda de Federico de Dinamarca. Doña Letizia, en la cena antes de la boda de Federico de Dinamarca.

Doña Letizia, en la cena antes de la boda de Federico de Dinamarca. / Efe

Cuentan que Lorenzo Caprile recibió a principios de aquel 2004 el encargo de crear una pequeña colección para Letizia Ortiz. Había que convertir a la periodista en princesa y todos sabían que la moda iba a jugar un papel protagonista. Había una condición por parte de Casa Real (dicen, de hecho, que fue cosa de la propia prometida del Príncipe): todos los tejidos tenían que ser españoles. Así que el modista se fue a Rafael Catalá y a José María Ruiz y creó varios modelos para nuestra actual Reina. Durante sus primeros pasos en la Familia Real Caprile fue su modisto de cabecera, aunque fue el vestido rojo de Copenhage el que, sin duda, ha pasado a la Historia.

La infanta Elena y su entonces marido, Jaime de Marichalar, en la boda real de Dinamarca en 2004. La infanta Elena y su entonces marido, Jaime de Marichalar, en la boda real de Dinamarca en 2004.

La infanta Elena y su entonces marido, Jaime de Marichalar, en la boda real de Dinamarca en 2004. / Efe

Con una elegante cola de tul, de líneas rectas y con un escote Bardot drapeado rematado con unas delicadas mangas semitransparentes, el vestido de crepé de seda rojo de Caprile le sentaba a la hoy Reina como un guante. Lo combinó con un clutch joya y zapatos de Pura López, y entre tiaras imponentes, collares de valor incalculable y bandas regias, Doña Letizia brilló más que ninguna con los dos broches Art Decó y los pendientes de rubíes y diamantes del joyero personal de la Reina Sofía. Dicen que incluso sus cuñadas Elena (de Christian Lacroix) y Cristina (de Jesús del Pozo) se pusieron celosas de la atención que acaparó la recién llegada.

La Reina Sofía, con Paola de Bélgica, en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson. La Reina Sofía, con Paola de Bélgica, en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson.

La Reina Sofía, con Paola de Bélgica, en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson. / Efe

Aquel 14 de mayo, ensayando quizá para su propia boda, Letizia enfiló la alfombra roja de la Catedral de Nuestra Señora de Copenhage con el aplomo de una mujer empoderada y segura de sí misma, y la imagen de una de las icónicas españolísimas de los cuadros de Julio Romero de Torres: aquel recogido con ondas al agua y sus labios rojos ponían la guinda a un estilismo sobresaliente.

Corpiño bordado y falda roja de Caprile que Doña Letizia llevó en la cena previa a la boda de Federico de Dinamarca. Corpiño bordado y falda roja de Caprile que Doña Letizia llevó en la cena previa a la boda de Federico de Dinamarca.

Corpiño bordado y falda roja de Caprile que Doña Letizia llevó en la cena previa a la boda de Federico de Dinamarca. / Efe

Por si fuera poco, parece que doña Sofía se deshizo en halagos y atenciones hacia la que iba a ser su nuera durante todo el fin de semana. Le presentó a todos los miembros de la realeza y alabó lo enamorada que estaba la pareja. Fue en la fiesta previa, en la que Letizia también vistió de Caprile con un corpiño brocado de flores con escote off the shoulders y falda roja de silueta sirena.

17 años después se desconoce dónde ha quedado aquella magnífica relación suegra-nuera, aunque aquel glamour con el que brilló Doña Letizia y aquel vestido inolvidable quedarán para siempre en nuestra retina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios