Pasarela

Charlene ya no está triste

  • La esposa de Alberto II de Mónaco hace una sorprendente declaración pública de amor a su marido en su última entrevista

Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco, en una gala. Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco, en una gala.

Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco, en una gala. / Efe

Charlene de Mónaco ha hablado de su matrimonio –del que, por cierto , se cumplirán diez años el próximo julio– de cómo le afectan personalmente los problemas del Principado, y de su estado anímico en una extensa entrevista en la revista francesa Point de Vue con la que se ha quitado de encima los fantasmas acerca de una supuesta infidelidad de ella al soberano monegasco y, de paso, el sempiterno rumor del matrimonio por contrato.

Portada de la revista 'Point de Vue', con los príncipes Alberto y Charlene. Portada de la revista 'Point de Vue', con los príncipes Alberto y Charlene.

Portada de la revista 'Point de Vue', con los príncipes Alberto y Charlene. / Instagram

La parte más jugosa de la charla, de hecho, es aquella en la que ahonda en el apoyo a su marido, con el que asegura estar absolutamente comprometida: "Cuando mi marido tiene problemas, me los cuenta, y le suelo decir 'no importa el qué, estoy contigo al mil por cien', estaré a tu lado hagas lo que hagas, en los buenos momentos y en los malos", confiesa la apodada hasta ahora 'princesa triste', quien ha sacado a relucir su lado más romántico.

Una de las últimas imágenes institucionales distribuidas por palacio de la primera familia de Mónaco. Una de las últimas imágenes institucionales distribuidas por palacio de la primera familia de Mónaco.

Una de las últimas imágenes institucionales distribuidas por palacio de la primera familia de Mónaco. / Instagram

"Siempre le protegeré y estaré a su lado", continúa, y se refiere a los inicios de su relación con gran cariño haciendo una sorprendente declaración pública de amor y fidelidad al príncipe Alberto: "antes de ser mi marido eras mi amigo, mi guía, me protegiste. Cuando llegué a Mónaco, tuve que adaptarme a un nuevo entorno. Aprendí escuchando, observando, pero fuiste especialmente tú el que me ayudaste, el que me enseñaste el camino", confiesa en esta entrevista, cuya publicación ha coincidido con la difusión por redes sociales de una serie de imágenes oficiales nuevas de la primera familia monegasca.

Momento de la boda de los príncipes Alberto y Charlene, en julio de 2011. Momento de la boda de los príncipes Alberto y Charlene, en julio de 2011.

Momento de la boda de los príncipes Alberto y Charlene, en julio de 2011. / Efe

En una estampa institucional y esbozando una ligera sonrisa, Charlene luce en todo su esplendor con un mono blanco de Chanel con pantalón de estilo palazzo, de manga larga abullonada. El espectacular collar también es de Chanel. La princesa aparece sentada y, tras ella, Alberto II de Mónaco con un traje azul y corbata celeste. A ambos lados sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, posan como auténticos profesionales muy serios y formalitos. El pequeño parece una réplica en miniatura de su padre, mientras la niña luce una falda de tul rosa con una chaqueta a cuadros de grandes solapas.

A los que aseguran que siempre se la ve infeliz y casi nunca sonríe, la princesa consorte pide en sus últimas manifestaciones públicas que antes de hablar, piensen en si existirá algo detrás que se lo impide a cada uno: "a veces es difícil sonreír, la gente no sabe por lo que estás pasando". Tras ser preguntada directamente sobre si es feliz, no duda en asegurar que "hay épocas más fáciles y otras más difíciles, eso le ocurre a todo el mundo, pero soy feliz como soy, estoy satisfecha con lo que tengo y sé que soy una privilegiada".

El nueco corte de pelo de la princesa, con la mitad de la cabeza rapada. El nueco corte de pelo de la princesa, con la mitad de la cabeza rapada.

El nueco corte de pelo de la princesa, con la mitad de la cabeza rapada. / Efe

También ha habido referencias en Point de Vue a su radical cambio de look, un atrevido corte de pelo con media cabeza rapada que "me encanta y llevaba tiempo queriendo hacerme". Y un mensaje para quienes lo tachan de poco adecuado para una royal: "no tengo nada que decirles excepto que estamos en 2021 y en un momento tan difícil que hay temas mucho más importantes a los que prestar atención", concluye Charlene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios