Pasarela

Mark Wahlberg, el actor mejor pagado de Hollywood sólo quiere trabajar

  • Serio, educado y casi tímido, el intérprete explota su faceta de padre modélico tras su turbulenta juventud

Mark Wahlberg, en un 'photocall' Mark Wahlberg, en un 'photocall'

Mark Wahlberg, en un 'photocall' / Efe

Ganó más dinero que ningún otro actor de Hollywood en 2017, pero los ceros de su cuenta no le quitan el sueño y solo quiere seguir “trabajando duro”. Así se presenta Mark Wahlberg, quien explica que lo que más le interesa es continuar ampliando su obra como intérprete y productor. “No sé cómo determinan ‘quién ganó qué’, pero sí sé que no abrí mi balance bancario a nadie”, ironiza el actor, que acaba de estrenar esta semana estrena la película de acción Milla 22. “Sólo estoy agradecido por estar en un lugar por el que he trabajado mucho para llegar, donde puedo conseguir hacer las películas que quiero que se hagan. Así que sigo manteniendo un perfil bajo...”, afirma.Wahlberg (Boston, 1971), que con cintas como Transformers: El último caballero o Dos padres por desigual ingresó 68 millones de dólares el año pasado para liderar la lista de Forbes de los actores mejor pagados, encabeza ahora el reparto de Milla 22, film que se centra en un equipo de las fuerzas especiales que debe trasladar una valiosa fuente desde la embajada estadounidense de un país asiático hasta un aeropuerto, un plan que decenas de enemigos tratarán de frustrar. Sin mucho espacio para distracciones y con un convulso escenario internacional como telón de fondo, ofrece hora y media de pura acción, casi como un videojuego en el que el héroe va superando fase tras fase.Productor, además de protagonista de Milla 22, Wahlberg dedicó palabras de elogio a Colombia, país en el que se rodó parte de la película: “Es increíble, todo. Animo a cualquiera que esté pensando en trabajar en algún lado de Sudamérica que vaya a Colombia a rodar”, añade. Serio, casi tímido, formal y muy correcto en las distancias cortas, Wahlberg se ha alejado de sus turbulentos años jóvenes, en los que tuvo problemas con las drogas y la ley, y ahora vende una imagen pública de padre perfecto, capaz de levantarse a las tres de la mañana para ir a entrenar y que basa su vida en los ideales católicos. En este sentido, su rol de James Silva en Milla 22 no puede ser más diferente al artista, puesto que es un personaje impulsivo, un poco bocazas y siempre a tope de revoluciones. Wahlberg apunta que Silva iba a ser uno de los villanos, aunque finalmente se convirtió en la estrella de la película. “Pero aun así tenía esa clase de energía e intensidad y seguía caminando sobre la delgada línea de ‘buen tipo, mal tipo’, ‘no me importa una mierda, hago mi trabajo’ y ‘no respondo ante nadie’, que me gustaba mucho. Eso fue muy atractivo para mí”, indica. Nominado en dos ocasiones al Oscar y tras haber trabajado con cineastas de la talla de Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, 1997) o Martin Scorsese (Infiltrados, 2006), Wahlberg también aborda la polémica sobre Todo el dinero del mundo (2017) de Ridley Scott. Después de que decenas de acusaciones de agresión sexual en contra de Kevin Spacey obligaran a volver a grabar parte de la película con Christopher Plummer como sustituto, salió a la luz que Wahlberg había cobrado 1,5 millones de dólares por rodar esas nuevas escenas frente a los menos de mil dólares que había recibido su compañera de reparto Michelle Williams. El intérprete, que finalmente donó esos 1,5 millones al fondo de defensa legal Time’s Up, afirma que las actrices hacen “un trabajo increíble” y que deben ser “compensadas” de manera equitativa. “Durante tiempo ha sido injusto y creo que es hora de que la gente empiece a reconocer el valor que aportan”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios