Pasarela

Eva y Cayetano ya son marido y mujer

  • La presentadora lució un elegante vestido de corte clásico de Pronovias que dejaba la espalda al descubierto con un bonito encaje

Desde las siete y media de la mañana la gente se agolpaba en los alrededores de la Parroquia de Nuestra señora de la Asunción, patrona de Mairena del Alcor. Querían ver de cerca a su paisana más conocida, Eva González, contraer matrimonio con el torero Cayetano Rivera Ordóñez

Más de cien periodistas de televisión, revistas y prensa ocupaban las plataformas habilitadas junto a la Iglesia. Una gran escalinata daba acceso y la decoración floral en blanco con predominio de nardos creaban el ambiente adecuado. En la plaza del pueblo una administración de lotería anunciaba que tenía billete con la fecha de la boda: 61.115. Todo el pueblo quería ser partícipe del enlace.

Raquel Revuelta fue de las primeras invitadas en llegar , con un traje de chaqueta de Antonio García, tocado negro de fieltro de Patricia Buffuna, bolso en piel natural de Olivier, guantes color cereza y brillantes de Shaw. Iba acompañada de Raúl Gracia el Tato, que es desde esta temporada el nuevo apoderado de Francisco Rivera. Eva dio sus primeros pasos en la agencia de modelo de Raquel, Doble Erre, y ganó el certamen de Miss Sevilla que organizó Raquel y fue su plataforma para Miss España.

Algunos invitados optaron por el autobús que salió de el Hotel Ayre, entre estos, Pastora Soler con su marido, Francis Viñolo, el dueño de Porcelanosa, Manuel Colonques con su mujer y sus hijos, los diseñadores Antonio y Fernando García, autores del traje de la madrina, el maquillador Manuel Cecilio, y los hermanos Curro y Antonio Vega con sus esposas, íntimos amigos de la infancia de Cayetano. El torero se vistió en el Hotel Alfonso XIII; hasta allí acudió su hermano Francisco para darle el último abrazo. Brindaron antes de salir en la terraza del hotel rodeados de amigos y con los testigos del novio.

Cayetano llegó a la iglesia con diez minutos de retraso en un Jaguar de época, junto a la madrina, la madre de Eva, Encarna Fernández con traje verde esmeralda de Antonio García y mantilla negra.Traje largo de línea vertical en crepe de seda natural con juego de cortes de escote a cadera y efecto solapa en falda. El broche y la mantilla, del siglo XIX era de antigüedades Bastilippo. Pendientes de perla y Brillantes de Joyería Suárez.

Cayetano, nervioso, cruzó los brazos sobre el pecho como si diera un abrazo a la gente que lo esperaban y dio el brazo a la madrina: "Muchas gracias, soy feliz", acertó a decir. Llevaba su chaqué de Armani con corbata y chalequillo gris perla

Francisco Rivera llegó justo detrás de su hermano, de chaqué y con chistera. Su esposa Lourdes de azul con un diseño de Roberto Diz y gran pamela de Reyes Hellín. Sonreía feliz y comentó: "Les deseo que se cuiden mucho, se quieran mucho y sean muy felices, por lo menos como nosotros". Su hija Cayetana Rivera, ahijada del novio, lució un vestido muy juvenil en color crema y flores en el pelo .

El novio entró por la puerta lateral junto a sus testigos y la entrada principal se reservó para la llegada de la novia.

Eva se vistió en la casa familiar de su madre. Llegaba a la plaza con más de veinte minutos de retraso. Ya en el coche antes de bajar se vislumbraba su nerviosismo y buscaba apoyo entrelazando su mano con la del padrino, Curro Vázquez, el tío de Cayetano y una de las personas más importantes en su vida personal y profesional

El traje de la novia llamó la atención por su sencillez: cuello barco, manga larga y dando un gran protagonismo de la espalda con un gran bordado en seda con tul de cristal. Confeccionado artesanalmente, las mangas tenían cada una doce botones con un simbolismo, representaban cada uno de los doce meses del año. Eva lucía una amplia sonrisa, feliz de compartir un día tan especial con sus paisanos, no dejó de saludar desde que salió del coche.

El sacerdote que ofició la ceremonia religiosa fue Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, el mismo que casó a la Duquesa de Alba y Alfonso Díez en el Palacio de Dueñas, amigos personal de los hermanos Rivera Ordóñez. Él ha sido también quien ha impartido a los novios los cursillos prematrimoniales en su parroquia de las Flores. Tuvo unas palabras para recordar al padre de la novia, fallecido, momento en el que Eva no pudo reprimir las lágrimas y también mencionó a los padres del novio, Paquirri y Carmen Ordóñez.

Durante la ceremonia cantó la Escolanía de Los Palacios y el guitarrista Emilio Caracafé. Fran quiso realizar una de las lecturas para participar .

"Ha sido la ceremonia más bonita que he visto en mi vida" decía emocionada María José Suárez al salir.

Los novios posaron a la salida de la Iglesia agarrados de la mano; Eva besó a su marido en la mejilla, él la besó la mano. Sonrientes, felices, se dirigieron a los medios de comunicación. Cayetano, siempre más tímido, tomó la iniciativa esta vez: "Muy emocionante y muy contentos de compartirlo con nuestra gente". Por su parte, Eva añadía:"Ha sido muy emocionante compartirlo con mi pueblo" y desde el coche que los desplazaba a la Hacienda los Molinillos enseñaba su anillo de casada. Antes hicieron una visita a la abuela de Eva, que se encontraba enferma, y le entregaron el ramo de novia. A la salida se produjo una simpática imagen de los novios saludando a los maireneros subidos en el coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios