canciones y veranos

francisco andrés gallardo

Dann no iba a Urbanismo para regular su chiringuito

El chiringuito, el chiringuito. El chiringuito, el chiringuí... Al franchute Georgie Dann le entraba la competencia desde América cuando montó El Chiringuito en 1988. Al poco desembarcarían lambadas, bachatas, merengues y, con todo eso reconvertido con el nuevo siglo, reguetones y electrolatinajos. El francés, acostumbrado a recopilar las canciones que privaban en los carnavales canarios, aún no sospechaba que las salsas estaban al caer y que los venezolanos, ecuatorianos, bolivianos o dominicanos le habían echado un ojo a España para lo musical. Y lo laboral. Dann era el rey del verano, pero de vacaciones de cocotero de plástico, colchonetas, mojitos de garrafón y Caribe de palmeras dibujadas. Cuando llegaron de verdad los primeros salseros a finales de los 80 el personal, que ya volaba a Cancún, se dio cuenta de lo tremendamente acartonado que era nuestro Georgie, el inventor del pilates con tinto.

En aquel chiringuito de 1988 se servía conejo a la francesa, pechuga a la española y almejas a la inglesa. Insinuaciones de 1º de EGB de Carnaval de Cádiz. Pero los pensionistas sonreían picarones y todas las emisoras de radio bautizaban a sus magacines de becarios torpes con el imaginativo nombre de El Chiringuito, acompasados con esta sintonía de anuncio.

Georgie ubicó su chiringuito a orilla de la playa sin pasar por Urbanismo, antes de que Gil se inventara lo del GIL. Pasando de la normativa de protección costera y untando a funcionarios municipales de organigramas de araña verde. El chiringuito no recibía inspecciones sanitarias y se permitía mezclar conejos, almejas, pechugas y morcillas. Sin control. Era uno de esos tenderetes donde se timaban a los turistas y los italianos e ingleses beodos acosaban al género femenino. Fue la canción del verano del 88, pero bien podía haber sido la del 68 o la del 71. O la de 1893. Nuestro animador de cabecera nació antiguo. Pero montaba el estribillo y los veraneantes se alegraban al primer trago de sangría.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios