🍨🍨 La Ibense de Sanlúcar no cierra

Felipe VI

De blanco para ser Reina

  • Doña Letizia, fiel a su diseñador de cabecera Felipe Varela, apuesta por un vestido corto, elegante y sobrio, para su debut como consorte de Felipe VI.

Es la primera reina de origen plebeyo de la monarquía española, su imagen está ligada a la modernidad, y en un día histórico como el de ayer tenía que hacer alarde de ello. La reina Letizia acertó sin acertar con su diseño corto, creación de su modisto de cabecera Felipe Varela, ya que si bien su atuendo era correcto, favorecedor y elegante se acercaba más al de una primera dama que al del debut de una Reina. Ante una elección tan importante, doña Letizia se ha inclinado por la moderación y la austeridad, una decisión parecida a la que hace algo menos de un año tomó Matilde de Bélgica para el acto de entronización de su marido, el rey Felipe.

"De blanco para ser reina" gritó España en la primera aparición del día de doña Letizia en el Salón de Audiencias de Zarzuela. No podía ser de otra forma. Este color ha sido su máxima desde que comenzara su relación con don Felipe. Por este tono apostó en su primera aparición ante los medios, en su presentación como futura esposa del entonces Príncipe de Asturias, en el bautizo de su hija Sofía o en el reportaje fotográfico que Casa Real publicó con motivo de su 40 cumpleaños. Una apuesta segura que además significa pureza, luminosidad y fidelidad. El look del primer día de doña Letizia como Reina pasará a la historia por su sofisticación sin estridencias. Nada de largos, ni modelos de gala. Discreta, sobria, íntegra y regia, la esposa de Felipe VI ha respondido con su atuendo a la línea solemne de los actos previstos para la proclamación de su marido como Rey de España. La elección ha sido un vestido con abrigo elaborado en crepe de verano con bordado degradé en cristales de rubí, amatista, ámbar y rosa talco con microperlas en color crema, que ha combinado con una cartera tipo clutch de ante arena, también de Varela, y zapatos modelo Leonor color nude de la firma Magrit como complementos. En cuanto a las joyas, extrema sencillez. La nueva reina ha optado por sus recurrentes pendientes de diamantes en forma de estrella que la maison Chanel le regaló en el nacimiento de su primogénita, la princesa Leonor, y un discreto broche: el lazo de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, que recibió en 2004 con motivo de su enlace con Felipe de Borbón. Para el cabello, nada de tiaras con gran valor histórico. El pelo liso y suelto con dos trenzas de raíz a modo de diadema y un maquillaje muy suave completaban el estilismo de la Reina.

La calidez reinó entre las mujeres de la Familia Real española, que optaron por colores pastel para sus estilismos. Perfectas para la ocasión brillaron con luz propia las hijas de los Reyes, la Princesa de Asturias, doña Leonor, y su hermana, la infanta Sofía. Las niñas lucieron vestidos idénticos pero de distinto color de la firma de moda gallega Pili Carrera, la misma que la consorte de los Países Bajos, Máxima Zorriegueta, eligió para vestir a sus hijas el día de la proclamación de su marido Guillermo Alejandro como rey de Holanda. Doña Leonor y doña Sofía vistieron un diseño de media manga con brocados y lazo lateral color rosa palo en el caso de la primogénita de don Felipe y doña Letizia y en pacific blue, el color de tendencia de esta primavera, en el de la benjamina de la familia. La nueva Princesa de Asturias peinó su cabello rubio con dos trenzas, su peinado favorito, y calzó bailarinas doradas. La pequeña Sofía, por su parte, lució una diadema infantil con una simpática libélula y bailarinas idénticas a las de su hermana pero color plata.

La reina doña Sofía tampoco arriesgó y apostó sobre seguro para elegir su outfit en un día clave para la historia de España, en el que se mostró visiblemente emocionada. Un vestido de líneas rectas también corto, como exigía el dress code, que complementó con un conjunto de pendientes y collar de perlas con un colgante de rubí con diamantes, que aportaba un toque de glamour a su estilismo. El tono escogido por doña Sofía ha sido el verde lima, un color muy vinculado a la Monarquía históricamente como símbolo de lealtad al monarca, ya que sus siglas significan: "Viva el Rey de España". La infanta Elena, por último, siguió la línea discreta de su cuñada y su madre con un traje de chaqueta con falda en color crema ribeteado con un plisado en rosa empolvado. El broche de la chaqueta, una original botonera al más puro estilo oriental, le aportaba un toque refinado al look. Para el cabello, la hermana mayor del Rey optó por un recogido clásico. Otra apuesta segura.

Un 'dress code' impecable: ellas de corto, ellos de oscuro

Más de dos horas estuvieron saludando los reyes Felipe y Letizia a los más de 2.000 invitados que figuraban en la lista de la recepción real que, tras la proclamación de Felipe VI como Rey, tuvo lugar en el Salón del Trono del Palacio Real. Uno por uno fue  pasando una amplia representación de la sociedad civil española por los recién estrenados monarcas, que no perdieron la sonrisa en ningún momento del dilatado besamanos. Además de las autoridades y políticos, entre los afortunados que pudieron felicitar a don Felipe y doña Letizia había representantes del mundo de la cultura, el deporte, la moda, el periodismo, el espectáculo, la música o la ciencia. Los toreros Juan José Padilla, Julián López El Juli, que acudió acompañado de su esposa Rosario Domecq, Enrique Ponce, junto a su mujer Paloma Cuevas, muy elegante con un vestido rojo español de Valentino, o José María Manzanares y Rocío Escalona, muy guapa de Chanel;  los cantantes Alejandro Sanz junto a su embarazadísima esposa, Raquel Perera, y Pablo Alborán; la campeona mundial de natación Mireia Belmonte, con un look floral muy primaveral; el humorista José Mota y su mujer Patricia Rivas; Isabel Preysler, entre las invitadas más elegantes con un diseño de Elie Saab; Florentino Pérez; el cineasta Alejandro Amenábar; el tenista Rafael Nadal; el bailarín Nacho Duato; la cantaora Estrella Morente y su marido, el torero Javier Conde; los actores Imanol Arias, Ana Duato, muy sencilla con un vestido tipo cóctel blanco roto, y Carmen Machi; la presentadora Mariló Montero, la más atrevida con un diseño de transparencias;  Esther Koplowitz y su hija, Esther Alcocer Koplowitz; Luis Alfonso de Borbón y su mujer, Margarita Vargas, vestida de Roland Mouret; los duques de Huéscar y Aliaga; los pilotos de motociclismo Marc Márquez y Dani Pedrosa; el ciclista Miguel Indurain; o el deportista Pau Gasol, el único que ganó en altura al nuevo Rey. Nadie se salió del protocolo y llevaron el código de vestimenta para un acto matutino a rajatabla: ellas de corto y ellos de oscuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios