DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Grupo b

Austria-Alemania (0-1): Sin historia pero con Mejuto

  • Portugal espera a Alemania, que se clasificó sin contratiempos y sin que Austria reeditara la gesta del Mundial de Argentina • El árbitro asturiano ‘compitió’ en protagonismo con el gol de Ballack con la insólita expulsión de los dos técnicos

No hubo sorpresa. No se reeditó la gesta de Córdoba, en 1978, cuando la Austria de Krankl sobrevivió a la vigente campeona del mundo. Era en Viena y tenían toda la ilusión, pero los austriacos lo que no tienen es calidad y a base de empuje no se derrota a un bloque que tiene en la fortaleza su mejor virtud. Alemania está en cuartos, que era lo lógico. Estará, en principio, sin su técnico, actor de una escena surrealista con Mejuto en el papel estelar.

Para no pasar los apuros de la segunda jornada, Alemania había sacrificado a Jansen, la víctima de Croacia, para situar a Lahm en la izquierda y dar entrada a Friedrich en la derecha. La consecuencia es que ni éste ni Fritz explotaron la diestra. Y como Ballack estaba ahogado en el centro y Podolski acudió en su ayuda, Lahm se quedó para intentar escarbar en la siniestra. Lo logró sólo en el segundo tiempo. Baste decir que la mejor incursión fue de Klose para dar cuenta de los problemas alemanes ante el animoso local. Eso sí, Klose tiró un recorte y otro para dejar solo a Mario Gómez ante el meta Macho. Al ‘granadino’ le botó la pelota delante del pie, le pegó con el tobillo y a metro y medio del marco el balón se convirtió en un globo que despejó un defensa ante la incomprensible pasividad del portero.

Cuatro minutos y Alemania podía estar por delante. Pero no lo estaba y a Austria se le fueron los miedos de golpe. No tenía ni un solo motivo para tenerlos. El encuentro ofrecía poco más de Alemania y poco menos de Austria. Eso sí, los locales abrieron bien el campo y demostraron que para nada se achicaban ante el poderoso rival. No era Córdoba, Argentina, ni era 1978, pero había partido y eso ya era bastante.

A falta de un espectáculo notable, Mejuto proporcionó una escena sobresaliente. Los dos seleccionadores, el austriaco Josef Hickersberger y el alemán Joachim Löw, se enzarzaron en una discusión seguramente absurda. El asturiano, un tipo muy preparado marcado por el ‘Rafa no me jodas’, asumió su cuota de protagonismo. A falta de goles de Podolski, doblete de Mejuto. Los dos técnicos a la calle. Insólito. Se estrecharon la mano como dos compadres mientras enfilaban el palco, donde fueron recibidos con honores por los primeros ministros de sus respectivas naciones. Lo mejor de la primera parte. Si no llega a ser por Holanda y por la remontada turca, lo mejor del torneo.

Llegó la pausa y aún en frío Ballack tiró las esperanzas locales con una falta de gran fuerza y cierta permisividad del meta Macho. Bastó eso y que Podolski se hiciera el dueño del juego para que ya nada inmutara a los germanos. Dos goles eran necesarios para la gesta y eso es mucho para esta Austria, que cede el paso con dignidad pero también con cierta sensación de ocasión perdida.

Ficha técnica:

Austria, 0: Macho; Garics, Stranzl, Hiden (Leitgeb, 55'), Pogatetz; Aufhausel (Säumel, 62'), Ivanschitz, Fuchs, Korkmaz; Harnik (Kienast, 66') y Hoffer.

Alemania, 1: Lehmann; Friedrich, Mertesacker, Metzelder, Lahm; Fritz (Borowski, 92'), Frings, Ballack, Podolski (Neuville, 83'); Mario Gómez (Hitzlsperger, 60') y Klose.

Gol. 0-1 (49') Ballack.

Árbitro: Manuel Enrique Mejuto González (España). Expulsó a los dos seleccionadores, por protestar (41'). Amonestó a los austríacos Stranzl (13'), Hoffer (30') e Ivanschitz (48').

Incidencias: Partido de la tercera jornada del grupo B de la Eurocopa 2008 disputado en el Ernst-Happel Stadion de Viena ante 50.000 espectadores. Asistieron al encuentro la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente austríaco, Heinz Fischer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios