España

La hija de una víctima de ETA critica la absolución de la etarra Arriaga

  • El juez cita a 19 imputados por enaltecer el terrorismo en la Semana Grande de Bilbao

Matilde Atarés, la hija de Juan Atarés Peña, general de brigada de la Guardia Civil asesinado por el comando Nafarroa de ETA, mostró ayer su "sorpresa e indignación" ante la decisión de los magistrados de la Audiencia Nacional de absolver a la etarra María Jesús Arriaga del asesinato de su padre -ocurrido en Pamplona el día de Nochebuena de 1985- alegando que no había "suficientes pruebas escritas".

Así, tras su asistencia al juicio en Madrid el pasado 27 de septiembre, Matilde Atarés, ha relatado a Europa Press el transcurso de éste en el que intervino como fiscal, Blanca Rodríguez y actuó como juez, Gómez Bermúdez, "a quien me resisto a llamar Señor".

Tras las declaraciones de la acusada y sus testigos, tocó el turno de los testigos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, así como uno presencial. "A cualquier persona de bien no le podría caber la menor duda de la veracidad de las palabras de los servidores de la Justicia y en consecuencia de la culpabilidad de la acusada", asevera.

Por ello, la "sorpresa e indignación" de la hija del general de brigada fue patente cuando "el juez dio más crédito a las palabras de los etarras y dictó sentencia absolutoria, alegando que no había suficientes pruebas escritas pese a estar convencidos de que tanto la acusada como sus testigos no dijeron la verdad en el juicio".

Afortunadamente, explica "María Jesús Arriaga no fue puesta en libertad por haber sido condenada en marzo como culpable del atentado con bomba que dejó sin piernas y un brazo al policía nacional, José María Izquierdo".

Con todo ello, finaliza "como hija de una víctima deseo justicia, no venganza" aunque "individuos como el citado Gómez Bermúdez hacen todo lo posible por desacreditar a la Justicia con mayúscula y al Estado de Derecho".

Por otra parte, el juez Ismael Moreno ha citado para los próximos días 17, 18 y 19 de octubre a diecinueve imputados por un delito de enaltecimiento del terrorismo presuntamente cometido por la celebración de un homenaje a presos de ETA durante la Semana Grande de Bilbao de 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios