Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

Sondeo de Metroscopia

Los españoles aprueban al magistrado que preside el juicio del ‘procés’

  • Tres de cada cuatro creen que Manuel Marchena está conduciendo "bien" la causa contra los doce dirigentes independentistas

El presidente del tribunal Manuel Marchena atiende a uno de los testigos del juicio del ‘procés’.

El presidente del tribunal Manuel Marchena atiende a uno de los testigos del juicio del ‘procés’. / Emilio Naranjo / efe

Tres de cada cuatro españoles apoyan al magistrado Manuel Marchena en su modo de dirigir el juicio del procés, que quizá sea el procedimiento judicial de mayor relevancia celebrado en España en la historia reciente. Concretamente, el 76% de los encuestados que consideran estar informados sobre el curso del juicio respondieron que el magistrado que preside la sala está actuando "bien", frente a un 18% que, en cambio, respondió que estaba dirigiéndolo "mal".

Los datos están extraídos de un sondeo realizado por Metroscopia el pasado 6 de marzo a 900 personas residentes en España mayores de edad y que arroja un 68% de encuestados que aseguraron estar al corriente de las evoluciones del juicio que se desarrolla en la sede del Tribunal Supremo y que hoy, en el comienzo de la quinta semana de la vista oral, declaran como testigos el jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos, Manuel Castellví, y el responsable de la Comisaría General Técnica de Planificación de la Seguridad de los Mossos, Emilio Quevedo, entre otros.

De la disección del sondeo por potenciales votantes, cabe concluir que sólo aquellos encuestados que afirman su intención de votar a Unidos Podemos en las próximas elecciones generales reducen su respaldo al magistrado Marchena de un abrumador 80%. Los simpatizantes del partido liderado por Pablo Iglesias declararon su apoyo al juez del Tribunal Supremo en un 50% de los casos.

Gráfico: Dpto. de Infografía Gráfico: Dpto. de Infografía

Gráfico: Dpto. de Infografía

El resto de españoles consultados apoyan masivamente la actuación de Marchena a lo largo de estas semanas de juicio. Esta opinión positiva es expresada de forma arrolladora por quienes se definen como futuros votantes del PP (91%), de Ciudadanos (90%), de Vox (88%) y del PSOE (84%).

Un juicio de alta trascendencia

El juicio del procés marcará el curso de la política en España en lo venidero. La trascedencia de lo que acaben decidiendo los siete magistrados, presididos por Marchena, se fundamenta en la petición de las penas del Ministerio Fiscal. Está en juego, nada menos, que los 12 dirigentes que conformaban la cúpula de la Generalitat durante los meses de septiembre y octubre de 2017 sean declarados culpables de la pena de rebelión, un hecho inédito en la historia de la democracia.

La dirección que está llevando a cabo Marchena en un juicio de este calado está despertando el interés de entendidos y de neófitos, según evidencia el resultado de la encuesta llevada a cabo por Metroscopia.

Dialogante y paciente con las partes, Marchena no se ha arrugado en estas primeras cinco semanas en reconvenir tanto a fiscales, abogados del Estado y defensas de los acusados como a los propios acusados y testigos.

El magistrado, que estuvo cerca de presidir el Alto Tribunal si no es por una intromisión política, ha elegido por la pedagogía de la autoridad, en lo que entra un especial rechazo por la proyección de vídeos y de todos aquellos elementos que dilaten la vista o que provoque la discusión política o ideológica.

Marchena está encontrando incluso aliados entre los catalanes –son quienes más atentamente está siguiendo el juicio–, que aprecian que favorezca la distensión en los momentos de receso. El magistrado está permitiendo que los familiares y allegados de los acusados intercambien saludos, bromas y abrazos en los momentos de descanso. El juez da curso, además, que las razones jurídicas se impongan no mediante la intimidación autoritaria de la pompa de las togas y puñetas sino a través de argumentos.

Marchena no se despega de la realidad, que acabará imponiendo el recurso del fallo del Supremo al Constitucional y, a continuación, al Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea. La Cataluña indepedentista no reconoce a los tribunales y se centra en esperar a Europa. Es su tabla de salvación, el último recurso para denostar la democracia en España. Eso lo sabe Marchena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios