Doble fondo

Roberto Pareja

No hay partida

El problema de no llamar a las cosas por su nombre es que al final todo y todos se y nos confunden. ¿Por qué le cuesta tanto a Pablo Iglesias citar expresamente a su número dos (y viceversa) en lugar de hacer kilos de alusiones sobre unas diferencias entre los dos viejos camaradas que parecen agigantarse según se echa encima Vistalegre II? La cosa está muy fea.

Esto, lo de la cosa, no va por Íñigo Errejón, malpensados. Va por el ala izquierda del tablero político, que está deparando un espectáculo tan lamentable que Mariano Rajoy sólo puede seguir siendo el rey. A un lado, Podemos, esa criatura que ha crecido tan vertiginosamente que puede acabar con todas las deformidades propias de un hombre elefante, particularmente en la cabeza.

Los dos gallitos (el gallo y el pollo, que dirían los pablistas) escenificaron ayer en el Congreso el cisma que se avecina en la Asamblea Ciudadana Estatal. A no ser que se obre hoy -plazo límite- el milagro con un pacto de mínimos para evitar que una las dos almas del asalto a los cielos acabe en el purgatorio, tal como ya ha adelantado (impertinente y taimadamente, que dirían los errejonistas) el líder por antonomasia.

Los bastos también pintan el horizonte socialista. Las diferencias no se aireaban hasta hace cuatro días, cuando reapareció un muerto muy vivo, al que algunos compañeros dibujan con desdén y brocha gorda por los servicios prestados, mientras la que parece llamada (¿condenada?) a salvar los muebles sigue con sus eternos preparativos de la mudanza.

La izquierda está hecha unos zorros. A la derecha, triunfal, la otra pareja, Mariano Rajoy (el gato, con siete vidas) y Albert Rivera (la liebre todoterreno). El uno ha sabido mantenerse contra viento y marea en el poder. El otro manejó bien sus cartas, con sus tríos imposibles.

Nunca conviene poner las cartas boca arriba. Pero algunos faroles de la izquierda han ido demasiado lejos y otros no llegarán nunca a nada, por decirlo respectivamente. Una desgracia, como la de que la banca siempre gana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios