La crónica

El debate revienta también la RTVE

  • La dirección de la Televisión Pública fija el debate el martes, tal como quería el PSOE

  • "Cuando digo no es no, no habrá referéndum, no habrá independencia", ha contestado Pedro Sánchez a la propuesta del partido de Waterloo

Pedro Sánchez, en el pabellón Blas Infante de Badalona. Pedro Sánchez, en el pabellón Blas Infante de Badalona.

Pedro Sánchez, en el pabellón Blas Infante de Badalona. / Quique García/EFE

En su edición de este jueves, The Economist se lamenta de que la inestabilidad se instale en España, después  de las elecciones generales del 28 de abril. La aparición de nuevos y pequeños partidos que se distancian del tradicional eje izquierda y derecha está provocando una incertidumbre permanente en muchos países europeos, por lo que esta Biblia del liberalismo sostiene que lo "ideal" sería un nuevo Gobierno de Pedro Sánchez que consiguiese la estabilidad con aliados externo. No obstante, se lamenta de que eso sea "poco probable". Y es cierto el temor, aquí no se entienden ni para elegir el día del debate, cuya polémica ha acabado de reventar a la propia RTVE.

La presidenta de RTVE, Rosa María Mateo, ha accedido a la voluntad del PSOE de fijar el debate el martes 23 de abril, que era el propuesto por Atresmedia. A Pedro Sánchez le viene muy bien, porque de ese modo no podrá asistir al de Atresmedia, que lejos de suspender el encuentro televisivo, lo ha colocado para ese mismo martes. Esto ha provocado el malestar del Consejo de Informativos de RTVE, porque entienden que la pública tendría que haberlo mantenido el lunes. Hasta el periodista que estaba llamado a conducirlo, Xavi Fortes, ha criticado en un tuit a Rosa María Mateo. Si esto no cambia, Pedro Sánchez irá el martes a Televisión Española a debatir y el líder del PP, Pablo Casado, acudirá al de Atresmedia, de modo que si ambos coinciden se deberá a la primera manifestación macroscópica de la mecánica cuántica: como el electrón, se puede estar en varios lugares a la vez.

En las direcciones de los cuatro partidos se confía, no obstante, en que se alcanzará una solución durante este largo fin de Semana de Pasión. Casado quiere que se celebren los dos debates, uno el lunes y el otro martes, y no se debe descartar que el PSOE intente hacer lo último que logró Mariano Rajoy, que fue enviar a un encuentro a cuatro a su vicepresidenta. Esta vez no será Soraya Sáenz de Santamaría, sino la cordobesa Carmen Calvo. El candidato del PP ha calificado de "trágala" la postura de la RTVA.

La polémica del debate es significativa de esta extraña campaña, pero sobre todo es fruto del tacticismo del equipo electoral de Sánchez. El PSOE ya no podía volverle a hacer tamaña afrenta a la Televisión Pública después de que la Junta Electoral Central suspendiera la propuesta de la cadena privada por incluir a Vox. Cuando la campaña entra en el ecuador, ni Ciudadanos ni PP esconden que su fórmula de gobierno pasa por la alianza con Vox. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha explicado este jueves que él no pone "cordones sanitarios", en referencia al partido de Santiago Abascal, pero espera que las "políticas liberales se impongan sobre las ultraconservadoras".

A The Economist, que debe ser la publicación preferida de un liberal como Luis Garicano, no le gusta la fórmula de Ciudadanos con Vox, porque tilda de "preocupante" las ascensión del partido "ultranacionalista"  y considera un desastre una coalición de los socialistas con Unidas Podemos. Es decir, que la publicación británica piensa, en ese sentido, como la mayor parte de los españoles, cuya coalición preferida pasa por la del PSOE con Ciudadanos o la del PP con Ciudadanos, pero sin Unidas Podemos y sin Vox. La candidata popular Cayetana Álvarez de Toledo también da cabida en una futura alianza, le parece "razonable", aunque no le gustan los partidos nacionalistas. 

The Economist es una publicación liberalmente heterodoxa. Si algún problema le ve a Ciudadanos, cuyo ideario es el más parecido al de esta publicación, es su negación al diálogo con los nacionalistas catalanes. Desde la prisión, el candidato Jordi Sánchez, del partido de Waterloo, ha ofrecido este jueves un Gobierno estable a Sánchez si convoca el referéndum de autodeterminación. "El PSOE aceptará tarde o temprano una referéndum", ha adelantado desde prisión Jordi Sánchez. Y el socialista Miquel Iceta le ha respondido desde Badalona: "Tarde o temprano, se abstendrán de dividir a Cataluña".

Pedro Sánchez ha estado en Badalona, una de las plazas históricas del PSC que en las últimas elecciones lo hizo por Ciudadanos."Cuando digo no es no. No habrá referéndum, no habrá independencia y no habrá ruptura de la Constitución", ha dicho Sánchez en pabellón Blas Infante.

    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios