Coronavirus en España El confinamiento de las taifas

  • Moncloa mantiene sus "drásticas" medidas de aislamiento en las comunidades y Casado defiende el cierre total de alguna, como Torra

Pablo Casado, líder del PP, habla por videoconferencia con alcaldes de su partido. Pablo Casado, líder del PP, habla por videoconferencia con alcaldes de su partido.

Pablo Casado, líder del PP, habla por videoconferencia con alcaldes de su partido. / PP

El Gobierno frente a 17 comunidades y dos ciudades autónomas, los reinos de taifas de España. Aunque la última palabra es de La Moncloa, más aún bajo el estado de alarma en el que está el país, las diferencias de criterio, no sólo en lo sanitario, se están poniendo de relieve estos últimos días entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y los demás actores regionales a cuenta del confinamiento.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, no ve oportuno cambiar una coma de las medidas tomadas por una razón: son las "más drásticas" de la UE. Además, consideró, junto a la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, que "lo peor es decretar medidas que no se cumplan".

La responsable de Asuntos Económicos y Transformación Digital abogó por seguir este camino para que la economía, muy maltrecha, no sufra más estragos. Subrayó que ya se está en una situación en la que se garantizan sólo las actividades esenciales y aquella actividad que se puede desarrollar mediante trabajo a distancia porque no pone en riesgo la seguridad de los trabajadores, así como la necesaria para que opere el sistema sanitario. "Para que un hospital funcione es indudable que tiene que seguir funcionando la industria química y farmacéutica del país, y tiene que seguir funcionando el transporte para ir a trabajar, y la industria textil tiene que seguir suministrado vestidos y el agroalimentario, alimentación", dijo.

Por ello ve "difícil de entender" las solicitudes de parón total de la actividad o de prohibición de todo trabajo salvo el básico porque ya hay una "actividad económica muy ralentizada y se están dirigiendo a actividades esenciales". Incluso, incidió, se está reorientando el suministro a equipamientos de materiales imprescindibles para atajar la crisis sanitaria.

"Mejor pecar por exceso"

En absoluto está de acuerdo con esta tesis Pablo Casado, cuyo barón murciano, Fernando López Miras, se rebeló contra el Gobierno el domingo para sellar por completo su región, aunque fue desautorizado por La Moncloa. El líder del PP consideró "sensata" la medida planteada por López Miras, ya que, afirmó, esa petición es "compatible con la problemática" de cada autonomía. Además, recalcó que con una pandemia de prefiere que se "peque por exceso" porque "es mejor prevenir que tener que curar".

"Apoyamos las reclamaciones de los presidentes autonómicos del PP, pero no es la dirección nacional la que tiene que decir que lo que pide Murcia se haga. En Madrid, por ejemplo, el cierre de toda actividad puede redundar en el suministro alimentario, en la pernoctación de profesionales sanitarios o policiales, o incluso en la capacidad operativa de las grandes infraestructuras del Estado como aeropuertos", afirmó.

En Cataluña, Quim Torra lleva días exigiendo el aislamiento total y este lunes acusó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de "faltar al respeto" a la Generalitat y a otros gobiernos que ya han "implantado el confinamiento total" de la población para frenar la pandemia. Marlaska, en Catalunya Ràdio, aseguró que las restricciones impuestas España son las más "drásticas" de toda Europa y suponen "casi un confinamiento total" de la población, y ha añadido: "No se puede pedir confinamiento total sin decir qué diferencia hay con las medidas actuales".

El lehendakari, Iñigo Urkullu, alertó el domingo de la necesidad de no dejar que "languidezca" la economía productiva para no entrar "en coma económico". La Confederación Empresarial de Vizcaya está en sintonía con el líder vasco y con la Moncloa, ya que Euskadi no se puede permitir "un cierre global" porque la pérdida será "irreparable", pues "muchas empresas no volverán a abrir".

España, una y 17 más Ceuta y Melilla. Cada cual quiere lo suyo pero no hay más mando que el del Gobierno y el aislamiento se queda tal cual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios