España

El posible archivo del chivatazo al aparato de extorsión de ETA enfrenta a PP y PSOE

  • Los populares exigen responsabilidades políticas y los socialistas, respeto a los jueces

La portavoz del grupo del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, manifestó ayer que espera explicaciones del Gobierno explicaciones sobre el posible archivo de la investigación del caso Faisán, ya que en ello "hay responsabilidades políticas" que los populares van a exigir.

Sáenz de Santamaría quiere que estén presentes en el Congreso los ministros del Interior y de Justicia, Alfredo Pérez Rubalcaba y Francisco Caamaño, así como el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para que expliquen por qué se solicitó el lunes el archivo del presunto chivatazo policial al aparato de extorsión etarra.

La portavoz popular indicó en rueda de prensa que en la solicitud de la Fiscalía de archivar ese caso del chivatazo a un etarra, lo que le privó de ser detenido por la Policía, hay "responsabilidades políticas", así que el PP las exigirá.

Destacó que si, después de tres años de investigación, la Fiscalía ha pedido el archivo, la razón ha de ser "o que no se ha investigado como debiera o se oculta lo que pasó". "Alguien está muy interesado en que no se sepa bien qué ocurrió", apostilló.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, emplazó a su vez al PP a dejar "trabajar tranquilamente" a jueces y fiscales, así como a respetar y a confiar en las decisiones que adopten, incluido el posible archivo de la investigación del caso Faisán.

En rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, Alonso criticó la "clara adicción a la amenaza" que, a su juicio, está desarrollando el PP, que "se dedica a amedrentar" a Policía, Guardia Civil, jueces y fiscales cuando hacen alguna actuación que no le gusta.

"Ya está bien, señores del PP", exhortó Alonso al partido de Mariano Rajoy, para insistir en que tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como los jueces y fiscales, merecen respeto y confianza. Según su argumento, estas instituciones "no actúan por criterios de conveniencia en ningún caso" y harán "lo que tienen que hacer de acuerdo con su función constitucional".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, también terció en la polémica. "En la operación del bar Faisán la policía detuvo a todos los presuntos implicados, todos pasaron a disposición judicial, todos ingresaron en prisión, absolutamente todos, y eso es algo que debe quedar muy claro porque afecta y mucho a la lucha antiterrorista", dijo.

Gaspar Llamazares, diputado de Izquierda Unida, también se refirió a este caso en rueda de prensa y advirtió que sería "muy negativo" que se dieran "pasos atrás" y comenzara a utilizarse la lucha antiterrorista como arma arrojadiza entre partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios