España

Zoido dice que los presos de ETA no tendrán "más favores" que el resto

  • Interior se niega a modificar la política penitenciaria y reitera que la banda debe pedir perdón.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista con la agencia Efe. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista con la agencia Efe.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista con la agencia Efe. / Juanjo Martín / Efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, asegura que el Gobierno no modificará su política penitenciaria en relación a los presos de ETA, que, como recordó, "ni tienen más favores ni menos" que el resto de los reclusos ni los tendrán.

En una entrevista con Efe, Zoido insiste en la voluntad del Gobierno de continuar con una política que "no vulnera ningún derecho de ningún recluso".

El ministro no permitirá que sus visitas entren con el móvil a su despacho

Y en este sentido, subraya que cuando se quiere hacer ver que hay nacionalistas o independentistas en la cárcel, en referencia a los presos de ETA, Interior tiene que responder que es "radicalmente falso".

Por ser independentista no hay ningún interno en la cárcel, porque quien lo está "es por haber sido condenado por asesinato, por coacciones o por haber intimidado o amenazado".

Una vez en la cárcel, los presos de ETA condenados por esos delitos tienen "el mismo tratamiento que el resto de los presos: ni tienen más favores ni menos".

"Que sepa toda la sociedad y, por supuesto las víctimas del terrorismo, que el Gobierno no va a variar un ápice la política antiterrorista" y que hasta que ETA no se disuelva, "no hay tregua con ningún terrorista", subraya Zoido. Porque lo que tiene que hacer la banda terrorista es "disolverse, entregar todas las armas -y no el paripé que hicieron-, pedir perdón, arrepentirse y pagar la deuda que tiene con las víctimas", insiste Zoido.

Aunque reconoce que puede haber escisiones dentro del colectivo de presos de la banda, el titular de Interior reitera su firme determinación de mantener una política penitenciaria "rigurosa" y, sobre todo, de proteger a las víctimas.

El ministro ha tomado medidas para evitar que le pase lo que a su antecesor, que le graben en su propio despacho, y, además de los clásicos barridos, ha incluido una más sencilla: pedir a los visitantes "por favor" que dejen sus móviles fuera.

Zoido niega que haya existido una Policía política, rechaza injerencias del Gobierno en las investigaciones por corrupción y desmiente haber sido "tibio" en la defensa de la Guardia Civil y la Policía ante las críticas de compañeros de su partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios