España

Zapatero a las tropas en Afganistán: "No estamos aquí para quedarnos, pero nuestro compromiso es firme"

  • El presidente del Gobierno sorprende viajando por segundo vez al país asiático el mismo en la primera jornada de visita de Benedicto XVI a España.

El presidente del Gobierno sorprendía el sábado realizando una visita a Afganistán junto a las ministras de Asuntos Exteriores y Defensa, Trinidad Jiménez y Carme Chacón. En su segundo viaje al país asiático, José Luis Rodríguez Zapatero aseguraba a las tropas en la base española en Qala i Naw que "no estamos en Afganistán para quedarnos, pero nuestro compromiso es firme". Coincidiendo con la visita del Papa Benedicto XVI a España, Zapatero defendió la labor de las tropas: "Ellos habrán ganado un futuro mejor y todos habremos ganado un mundo más seguro". Por su parte, el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, agradeció al presidente del Ejecutivo la labor de las tropas españolas en seguridad y cooperación. 

El día de la visita del Papa

José Luis Rodríguez Zapatero viajó por segunda vez a Afganistán el mismo día que el Papa llegaba a España. En su visita a las tropas, el presidente del Gobierno defendió la tarea que desempeñan los militares españoles en el país asiático: "La labor es ardua y va a exigir tiempo, pero tanto el pueblo afgano como la comunidad internacional merecen este empeño". Al mismo tiempo, afirmaba: "No estamos en Afganistán para quedarnos, pero nuestro compromiso debe ser firme y hasta que los afganos puedan garantizar su seguridad. Ellos habrán ganado un futuro mejor y todos un mundo más seguro". 

Así se expresaba el jefe del Ejecutivo en la base española Ruy González Clavijo, tras pasar revista a las tropas. Pese a no ser su primera visita a Afganistán, sí que era la primera a la base de Qala i Naw, ya que en la anterior ocasión, en diciembre de 2005, el mal tiempo impidió aterrizar en esta base. Antes de dirigirse a los militares, Zapatero se reunió con el gobernador de la provincia de Bagdhis, Dirbar Jan Arman, a quien aseguró que España continuará en el país "el tiempo que sea necesario". 

Zapatero no hizo referencia en su discurso a la próxima cumbre de la OTAN en Lisboa, en la que abordará el futuro de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF). Afirmó que el momento actual es el de "mayor compromiso" con Afganistán. Y es que España tiene destinados más de 1.500 efectivos en la actualidad, en un escenario definido por el presidente del Ejecutivo como "duro, difícil y muy arriesgado". De hecho, aseguró que es el más arriesgado de todos los que han estado las Fuerzas Armadas españolas en sus 22 años de misiones internacionales. 

Por ello defendió la importancia de este "sacrificio" en el país, en el que el régimen talibán ha cometido "todo tipo de atrocidades", para que no vuelva a ser "santuario del terror y del horror", que también se "exportó al resto del mundo" e hizo sufrir a muchos países, entre ellos a España. "Estamos aquí para hacer todo lo posible para que esto no vuelva a suceder", afirmó. Tras ello, elogió el papel de los 18.000 mujeres y hombres que han pasado por esta misión, reconociendo que su labor se ha traducido en "cambios notables", como el acceso a servicios médicos y la educación de los más jóvenes. 

Aunque en su discurso no se ha referido a la Cumbre de la OTAN, en una conversación informal posterior con los periodistas Zapatero ha explicado que entonces se abordará el inicio de la transferencia de seguridad a las autoridades afganas, aunque ha señalado que no considera factible poner una fecha para el repliegue total. En concreto, ha indicado que esta transferencia podría comenzar en 2011 y ha puntualizado que, en lo que a los españoles se refiere, es probable que comience en la provincia de Herat, ya que es menos problemática que la de Badghis, en la que se encuentra el grueso del contingente español.

En esta conversación, el jefe del Ejecutivo también ha indicado que la mayor amenaza para nuestras tropas son los artefactos explosivos improvisados (IED) como el que alcanzó el pasado domingo a un vehículo blindado español y ha apuntado que el atentado del pasado 25 de agosto, en el que un policía afgano en formación mató a dos guardias civiles y un intérprete, fue algo "extraño".

Proceso de 'afganización'

Posteriormente, Zapatero se trasladaba a Kabul para entrevistarse con Hamid Karzai, presidente de Afganistán. Karzai trasladó su agradecimiento por la labor de las tropas españolas, tanto en seguridad como en cooperación, y le pidió en concreto, que sigan trabajando en la dotación de sistemas para proporcionar agua y electricidad en el territorio en el que se encuentran desplegadas. Ambos presidentes se mostraron de acuerdo en que es necesaria la toma de decisiones para que se culmine el proceso de 'afganización', consistente en que las autoridades locales tomen las riendas de su seguridad. 

Karzai aprovechó para poner de relieve que la zona donde se ubican las tropas, especialmente Badghis, era "una de las más pobres del país" y, gracias a este trabajo, se ha conseguido "mejorar la calidad de vida" de sus habitantes. Por su parte, el presidente del Gobierno reiteró, como ya hiciera horas antes en Qala i Naw el compromiso de España para "seguir trabajando" en Afganistán "hasta que el proceso esté concluido y las autoridades afganas se puedan hacer cargo de la gestión de su país. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios