España

Zapatero, Chacón y Jiménez visitan a las tropas en Afganistán

  • El presidente del Gobierno reitera que el compromiso español con el país asiático "es firme" pero que el objetivo no es permanecer allí de manera indefinida

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer en la base española en Qala-i-Naw que el compromiso de España con la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) es "firme", aunque recalcó que el objetivo de España no es "quedarse" en el país asiático.

Zapatero, que llegó por sorpresa a Afganistán acompañado por las ministras de Asuntos Exteriores y Defensa, Trinidad Jiménez y Carme Chacón, respectivamente, y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), José Julio Rodríguez, reconoce que la tarea que desempeñan los militares españoles es "ardua" y "va a exigir tiempo", pero insistió en que tanto el pueblo afgano como la comunidad internacional "merecen este empeño".

"No estamos en Afganistán para quedarnos, pero nuestro compromiso debe ser firme hasta que los afganos puedan garantizar su propia seguridad. Ellos habrán ganado un futuro mejor y todos habremos ganado un mundo más seguro", afirmó.

El jefe del Ejecutivo visitó la base española Ruy González Clavijo, tras pasar revista a las tropas, en Qala-i-Naw. Zapatero ya visitó Afganistán en diciembre de 2005, pero entonces el mal tiempo impidió aterrizar en esta base y el presidente sólo pudo visitar a las tropas desplegadas en Herat.

Durante su discurso ante los militares españoles, Zapatero insistió en que el momento actual es el de "mayor compromiso" con Afganistán, ya que España tiene desplegados más de 1.500 efectivos, y reconoció que se trata de "un escenario duro, difícil y muy arriesgado". De hecho, dijo, es "el más arriesgado" de todos en los que han estado las Fuerzas Armadas españolas en sus 22 años de misiones internacionales.

Sin embargo, también ha defendido la importancia de este "sacrificio" para que este país, en el que el régimen talibán ha cometido "todo tipo de atrocidades", no vuelva a ser "santuario del terror y del horror".

También tuvo un recuerdo para los 95 españoles que han perdido la vida en esta misión desde el año 2002, a los que rindió homenaje colocando una corona de flores ante el monolito que les honra en la base.

Las ministras unieron al presidente para la toma de una fotografía de grupo con el contingente español. Después, todos se desplazaron al comedor de la base, donde tuvo lugar un brindis en el que Zapatero trasladó a los militares un "abrazo" del Rey don Juan Carlos y un mensaje de "agradecimiento" por la labor que desempeñan.

Aunque en su discurso no refirió a la Cumbre que la OTAN celebrará la próxima semana en Lisboa y en la que se abordará el futuro de la misión, en una conversación informal posterior con los periodistas Zapatero explicó que entonces se abordará el inicio de la transferencia de seguridad a las autoridades afganas aunque no considera factible poner una fecha para el repliegue total.

En concreto, ha indicado que esta transferencia podría comenzar en 2011 y ha puntualizado que, en lo que a los españoles se refiere, es probable que comience en la provincia de Herat, ya que es menos problemática que la de Badghis, en la que se encuentra el grueso del contingente español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios