España

Urkullu aleja al País Vasco de la independencia

  • El lehendakari expone que su nacionalismo "no es aislacionista ni excluyente"

  • Su idea es recuperar una "relación bilateral" con Rajoy

Urkullu, seguido por los consejeros del Gobierno vasco en Ajuria Enea. Urkullu, seguido por los consejeros del Gobierno vasco en Ajuria Enea.

Urkullu, seguido por los consejeros del Gobierno vasco en Ajuria Enea. / adrián ruiz de hierro / efe

El lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullu, dio un amplio abanico de titulares en la media docena de entrevistas dominicales que concedió tras su reelección para mantener el bastón de Euskadi en esta legislatura. El dirigente del PNV considera, entre otras cuestiones, que "el concepto de independencia es del siglo XIX" y que "en un mundo globalizado, la independencia es imposible".

En ellas, Urkullu explica que su nacionalismo lo que pretende es "más autogobierno para desarrollar las potencialidades del país en una soberanía compartida". A propósito de cómo entiende el derecho a decidir, afirma que "comprende el reconocimiento de Euskadi como nación, un sistema efectivo de garantías y la capacidad de consulta a los ciudadanos" y recalca que prefiere el concepto de "derecho de la ciudadanía a ser consultada" que el de "derecho a decidir".

"Nuestro nacionalismo no es aislacionista ni excluyente", manifiesta Urkullu, que rechaza la "unilateralidad". Calcula que para la segunda mitad de la legislatura, en 2019, podría estar ya acordado en el Parlamento vasco la propuesta de reforma del Estatuto y empezaría la negociación "con Madrid" en esa otra mitad de legislatura vasca.

Según su calendario, el próximo junio se encargaría la redacción de la propuesta de reforma y a comienzos de 2018 se iniciarían los debates en Vitoria para su tramitación y aprobación en 2019. En este asunto, el lehendakari aprecia una "base importante" de coincidencias con Elkarrekin Podemos, aunque sería "importante" que el PSE-EE o el PP formaran parte también del acuerdo sobre el autogobierno.

Respecto a la paz y convivencia, Urkullu dice tener esperanza de que ETA, no por la respuesta de la banda terrorista sino por la del Foro Social, acepte la propuesta para que su desarme definitivo sea ante el Gobierno vasco, que ejercería esta función por "delegación" y siempre con "lealtad" hacia los Gobiernos de Madrid y París, que son los competentes.

También está convencido de que el PSOE "puede entender que es necesario" un plan de acercamiento a Euskadi de los presos de ETA y le pregunta al PP que si en 1998 el Gobierno de Aznar ya acercó a presos "por qué no va a ser posible" cinco años después de que ETA haya abandonado el terrorismo.

El lehendakari señala que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el que quiere "recuperar una relación bilateral", "tiene que asumir la renovación del modelo del Estado" y dice no entender "el nacionalismo hegemónico, como el español, que practica el PP".

Por otro lado, el portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, advirtió al lehendakari que hoy, cuando en España "comienzan a escucharse voces que hablan de una nueva transición", la izquierda abertzale "no va a permitir que se vuelva a cometer un nuevo fraude" contra el pueblo vasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios