España

Quince inmigrantes logran entrar en Melilla

  • Un guardia civil resulta herido por el lanzamiento de piedras desde el otro lado de la valla. Uno de los subsahariano ha sido detenido por desobediencia y resistencia.

Unos 150 inmigrantes intentaron en la noche del domingo entrar en Melilla en un nuevo asalto masivo a la valla perimetral, el segundo en menos de 24 horas, que se saldó con la entrada de 15 de ellos a la ciudad, según han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno.

Este nuevo asalto masivo tuvo lugar en la zona de los Pinos de Rostrogordo antes de la medianoche y los inmigrantes se mostraron agresivos con los agentes de la Guardia Civil que estaban custodiando el perímetro fronterizo, según han informado fuentes policiales. La carretera de acceso a Rostrogordo estuvo cortada al tráfico después de este nuevo intento de entrada irregular y el movimiento de vehículos policiales por la carretera de circunvalación fue incesante, han informado las mismas fuentes.

La delegación local de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha asegurado a través de su cuenta de Twitter que el intento estuvo protagonizado por 150 inmigrantes que "agredieron con piedras y palos a los guardias civiles" y que una veintena consiguieron acceder. En otro tuit, la AUGC indica que Melilla está "en alerta roja", ya que el anuncio sobre la instalación de la malla antitrepa para evitar los intentos de entrada "hace que suba la tensión". En el suceso, un Sargento Primero ha resultado herido con un fuerte golpe en la mano y en el glúteo derecho.

Además, uno de los inmigrantes que logró saltar el vallado rompió el cristal trasero del coche patrulla de la Guardia Civil en el que se le iba a trasladar a dependencias policiales del Cuerpo Nacional de Policía siguiendo el procedimiento habitual. Tras esta acción, ha terminado siendo detenido por desobediencia, resistencia grave a agente de la autoridad y falta de daños.

Es el segundo intento de entrada que registra la frontera en el mismo día, 16 horas después del primero, en el que unos 700 inmigrantes distribuidos en dos grupos trataron de acceder a Melilla entre los pasos fronterizos de Beni Enzar y Barrio Chino, aunque ninguno de ellos lo consiguió por el despliegue policial a ambos lados de la valla.