España

Prosaharauis denuncian agresiones de la Policía marroquí

  • Rabat replica al actor Guillermo Toledo que "no invente historias" y le insta a que "lo demuestre con pruebas"

El actor Guillermo Toledo denunció ayer que observadores internacionales y activistas saharauis fueron agredidos en el aeropuerto de El Aaiún a la llegada de un grupo de activistas que habían participado en una conferencia en Argelia.

Toledo, que desde el lunes está en la capital administrativa del Sahara Occidental para hacer de escudo humano ante posibles represalias contra ese colectivo, aseguró que varios policías se abalanzaron sobre él y le dieron patadas cuando sacó su teléfono móvil para grabar la llegada.

Según su relato, agentes de uniforme y de paisano, "con una superioridad numérica aplastante", cargaron también contra un observador colombiano y varios activistas, ejerciendo una "violencia sin miramientos contra hombres y mujeres", que a su juicio no habían llevado a cabo ningún tipo de provocación.

Fuentes de las autoridades locales de El Aaiún contactadas afirmaron en cambio que la Policía acudió para decirle al actor que estaba prohibido grabar "sin autorización", momento en que "un separatista golpeó a un agente, que, al verse agredido, contraatacó".

Para Toledo, este incidente le ha hecho vivir "el estado de terror al que está sometido el pueblo saharaui y la violencia que se emplea contra ellos", que según el actor podría haber sido "una masacre" en caso de que no hubiera habido extranjeros presentes.

En total se dirigieron a Argel para participar en una conferencia sobre el Sahara Occidental 74 saharauis, el mayor número de activistas que hasta ahora haya ido junto a la capital argelina o a los campamentos de refugiados de Tinduf.

Entre el grupo de españoles que los acompañan y que tiene la intención de permanecer en El Aaiún hasta el viernes se encuentra también el consejero de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria y presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sahara (Fedissah), Carmelo Ramírez.

Mientras, Marruecos instó ayer a los observadores internacionales a no "inventar historias" sobre supuestas agresiones de la Policía marroquí contra activistas en el Sahara Occidental, y pidió que se demuestren con pruebas las denuncias al respecto.

"Es muy fácil afirmar que la Policía ataca. Hay que demostrarlo con pruebas", dijo en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo y ministro de Comunicación, Jalid Naciri.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios