Entre leones

Prietas las filas, recias marciales

  • Los rumores sobre una crisis de Gobierno vuelven a los mentideros madrileños. La alcaldesa de Sanlúcar, bautizada como 'El oráculo de ZP'. La pérdida de papeles de Villalobos desemboca en una investigación

Tras el G-20, ¿crisis de Gobierno?

Una vez que Zapatero se reúna hoy, por fin, con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y superadas con la botella medio llena las cumbres del G-20 y de la OTAN, los rumores sobre una inminente crisis de Gobierno priman de nuevo en los mentideros políticos madrileños. En Ferraz, algunas voces apuntan a que la anunciará la semana entrante, a pesar de que en esos días el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, uno de los que previsiblemente se marcharán, tiene pendiente solventar la reforma del sistema de financiación autonómica. O eso, al menos, anunció la secretaria federal de Organización, Leire Pajín, en la Interparlamentaria del PSOE de Andalucía. Otras fuentes de la misma calle sitúan la crisis después de Semana Santa, antes de que el 18 de abril el Comité Federal socialista dé el visto bueno a la lista a las elecciones europeas, para poder incluir a algunos de los ministros remodelados. Los que mantienen la tesis de una crisis inminente subrayan que Zapatero utilizará la remodelación ministerial para intentar ganar los comicios europeos (el próximo CIS pudiera situar ya al PP por delante del PSOE). Aunque en la mayoría de los ministerios se huelen la crisis, en algunos se tiene el convencimiento que ésta no se producirá hasta después de las elecciones al Parlamento de Estrasburgo y de cara a la Presidencia española de la UE. Así las cosas, la sitúan en septiembre, octubre e, incluso, noviembre. En cuanto a la naturaleza de la remodelación, todos coinciden en que será "profunda" y en que habrá "menos ministerios". De los cuatro ministros andaluces, se da por segura la salida de Magdalena Álvarez de Fomento, hay dudas sobre la continuidad de Miguel Ángel Moratinos en Asuntos Exteriores, es segura la marcha de Pérez Rubalcaba de Interior para situarse más cerca de Zapatero y, en principio, Bibiana Aído seguirá al frente de Igualdad. Como relevos andaluces suenan, entre otros, la secretaria federal de Política Autonómica, Mar Moreno, y la ex consejera de Educación y diputada granadina, Cándida Martínez. Pero es de suponer que Chaves tendrá algo que decir sobre el cupo andaluz en el nuevo Ejecutivo. En verdad, en el panorama socialista, lo único cierto es que Carmen Romero irá en un puesto de la salida en la lista socialista a las elecciones europeas del próximo mes de junio.

El oráculo de ZP

Entre tantos dimes y diretes sobre la crisis, hay quien se la toma a broma. Así las cosas, en la Interparlamentaria del PSOE de Andalucía celebrada el lunes pasado hubo quien dijo que hasta que no lo consulte con la alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, Irene García, Zapatero no tomará una decisión. La pequeña gran alcaldesa sanluqueña recibe ya el cariñoso apodo de El oráculo de ZP.

Investigación en curso

La pérdida de papeles de la diputada popular malagueña Celia Villalobos ante el diputado socialista Miguel Ángel Heredia en la sesión de control al Gobierno del pasado miércoles parece que va a tener más recorrido. La decisión salomónica del presidente de la Cámara Baja, José Bono, ha irritado al Grupo Socialista, que ahora le pide que investigue una presunta manipulación del diario de sesiones del Congreso. Cabe recordar que en el borrador del acta la taquígrafa recogió las siguientes frases: "Ladrones, vosotros. Ladrón, tú, en tu pueblo, donde gobiernas. Eres un diputado indigno. Sí, lo eres", y, sin embargo, en el diario de sesiones aparecieron otras bien distintas: "Ladrones. Vosotros en Alcaucín, en el pueblo donde gobernabais. Eres un diputado indigno". Los socialistas sospechan que se ha podido producir una manipulación del acta para tapar la metedura de pata añadida de Villalobos, que, a tenor del borrador, se estaba refiriendo a la población también malagueña de Mollina, donde, curiosamente, gobierna el PP en coalición con Izquierda Unida. En cualquier caso, como constató Bono al solventar el asunto, los insultos que lanzó Villalobos a Miguel Ángel Heredia, a quien llamó ladrón, miserable e indigno, representan una reacción absolutamente desproporcionada ante la crítica política que ejerció el diputado malagueño por la colocación de una valla que, por su contenido y su cuantía (5.000 euros), deberían pagar los miembros del equipo de gobierno y no todos los ciudadanos malagueños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios