España

Pedro Sánchez anuncia el “honor” de liderar la candidatura de las bases

  • El ex líder socialista se compromete en un acto con la militancia en Dos Hermanas a pelear por la Secretaría General “para unir al partido y a la izquierda” cuatro meses después de dimitir

Pedro Sánchez, durante el acto en Dos Hermanas. Pedro Sánchez, durante el acto en Dos Hermanas.

Pedro Sánchez, durante el acto en Dos Hermanas. / Juan Carlos Vázquez

La enfervorecida parroquia congregada en Dos Hermanas se lo rogó a gritos desde que puso un pie en la Ciudad del Conocimiento de la localidad nazarena: “Secretario general, secretario general…”. Y Pedro Sánchez cambió el cacareado ‘no’ de su discurso por un ‘sí’. “Será un honor ser vuestro candidato a la Secretaría General. Daremos una lección de democracia en las primarias”, afirmó a las 13:48, a los 18 minutos de iniciar su intervención, después de halagar a las bases y criticar las políticas de Mariano Rajoy permitidas por la abstención del PSOE en la investidura. “Sois la máxima autoridad”, zanjó el ex líder socialista ante cerca de 2.000 militantes, en alusión a la frase pronunciada por Verónica Pérez cuando era presidenta del Comité Federal tras la dimisión de 17 cargos de la Ejecutiva, un dardo en la línea de flotación del barco de Susana Díaz.

La cita preparada a Pedro Sánchez por Francisco Toscano, alcalde de la ciudad de más de 100.000 habitantes que más respalda al socialismo de España y enemigo acérrimo de Susana Díaz, en Dos Hermanas estaba cuajada de simbolismos. Es la aldea gala que resiste los designios de la presidenta andaluza en la comunidad. Y el mitin fue preparado en un salón de actos para 500 personas y hubo de trasladarse fuera del recinto, al “lago de la vida”, ante la masiva afluencia de militantes por el interés en escuchar a Sánchez, quien, según cuentan fuentes cercanas, vino con dudas sobre si dar el salto para pugnar con Patxi López y presumiblemente Susana Díaz en el “plebiscito” de las primarias (“en el que sólo caben dos opciones”: los que apoyan al PP o él); sin embargo fue seducido por el caluroso y multitudinario afecto de las fieles a su causa al grito de “no es no” en una escenificación que le salió redonda al primer edil nazareno. “Veo que hay agua en la piscina”, dijo en el arranque como guiño a que no está solo en esta batalla. Su meta no es otra en su vuelta al ruedo que coronarse de nuevo secretario general del PSOE en el congreso del 17 y 18 de junio. “Fui el primero en ser elegido por las bases”, recalcó.

Los militantes son su baza y por eso su discurso resultó una loa a su infatigable labor, desde la pegada de carteles a llevar las cuentas, como hizo él cuando se afilió “antes de las elecciones de 1993 para ayudar a Felipe a ganar al PP”, y al “respeto” que debe recuperar el PSOE para que ellos, los socialistas de a pie, sean escuchados: “Ya Pablo Iglesias a principios del siglo XX hacía consultas”, recordó Sánchez, quien no sólo regresa con el reto de “unir al PSOE”, ya que su propósito también será “unir a la izquierda” para derrotar al PP de Rajoy, contraponiendo con sus palabras el continuo ataque de Susana Díaz, de los barones socialistas y de dirigentes de peso a Podemos.

“Vamos a recuperar el PSOE en junio”, clamó el ex secretario general, erigido en “candidato de la militancia” de pleno derecho, con el sol invernal iluminando a los simpatizantes llegados en 15 autobuses y decenas de coches de toda la geografía nacional. “Sed activistas”, remarcó durante el anuncio de esta “aventura de amplia base” que empieza ahora por “todas las provincias” para se sumen “a nuestra causa”, pese a que será un viaje “difícil” porque hay “poderes que no quieren que nuestro proyecto llegue a buen puerto”.

Aunque le hayan dado la espalda algunos dirigentes como el propio Patxi López, Antonio Hernando u Óscar López, mantiene la fidelidad de otros que lo acompañaron en Dos Hermanas como Odón Elorza, José Antonio Pérez Tapias, Zaida Cantero, José Luis Ábalos, Nieves Hernández, Adriana Lastra y Luz Martínez Seijó, que arroparon al hombre que quiere resurgir de sus cenizas tras abandonar la Secretaría General y luego su acta de diputado hace casi cuatro meses después de aquel convulso y patético Comité Federal del 1 de octubre.

Se arrogó el ex diputado por Madrid las esencias de la izquierda y su necesaria figura para redefinir el partido y devolverle la credibilidad perdida. Aunque afirmó que “no es tiempo de reproches”, soltó varios sopapos a la gestora que controla la formación desde su marcha: “Con todo respeto les digo que os habéis equivocado permitiendo el Gobierno de la derecha. No sigáis por ese camino porque nada ha cambiado. Los servicios sociales siguen infrafinanciados, Bárcenas continúa en la calle y Rajoy, en La Moncloa. No somos sus subalternos. Si decimos ‘no’ a Rajoy, votamos ‘no’ a Rajoy”. Además, exigió a la dirección presidida por Javier Fernández que no apruebe los Presupuestos del PP, porque “esa decisión le corresponde a una Ejecutiva salida de un congreso legítimo”, así como a “no debilitar los lazos de hermandad con los socialistas catalanes”.

Sánchez se ve maduro, preparado para volver a la carga, para dar guerra, una especie de Leonardo DiCaprio en ‘El Renacido’: “Tengo más experiencia y más ganas que nunca, no soy el mismo que hace tres años”. A 130 kilómetros, en Alcalá de los Gazules, estaban al tanto de cada palabra, cada gesto, cada movimiento del ex secretario general. Susana Díaz clausuraba un acto de los socialistas de la localidad gaditana y fue informada al minuto de que si pretende aspirar a la Secretaría General del PSOE, se verá las caras no sólo con Patxi López, sino con el político que la acusa de urdir el plan para descabezarlo. Lo que queda de invierno y la primavera promete en esta telenovela socialista. Si alguno se aburre, siempre puede cambiar al canal de Podemos… Rajoy, que no ve cine, seguro que se lo pasa en grande haciendo zapping.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios