España

Nuevo intento de secuestro a dos atuneros vascos en el Índico

  • El ataque se produce un día después del efectuado también por piratas somalíes en las mismas aguas.

Dos buques vascos, el Intertuna II y el Artxanda, lograron repeler este viernes el ataque de piratas somalíes frente a las costas de Kenia y un tercero, el Intertuna III, avistó un esquife que se dirigía a ellos, y emprendió la huida dejando atrás la embarcación. Además, por la mañana los piratas intentaron también abordar dos buques franceses. La situación en esa zona del Índico es de alerta máxima debido a la masiva presencia de embarcaciones piratas.

Según informaron fuentes de Cepesca, el primero de los ataques se produjo contra el Intertuna II, cerca de la zona en la que ayer piratas intentaron secuestrar el Albacan, a 350 millas de la costa de Kenia. Sin embargo, el atunero logró repeler el intento, tras hacer uso del armamento de la seguridad privada. 

Pasadas las once y media de la mañana, el buque, perteneciente a la empresa Albacora, estaba siendo escoltado hacia Puerto Victoria por un helicóptero y una fragata italiana, y navegaba arropado por el Alakrana, secuestrado a finales del pasado año durante 47 días, y el Antxa.

Poco después, el Intertuna III, también presente en la zona, avistaba un esquife pirata a unas cuatro millas del casco, por lo que procedió a emprender la huida y logró alejarse de los atacantes.

También el buque auxiliar vasco  --encargado de largar las redes-- Artxanda fue objeto de un intento de secuestro, si bien, también en este caso, logró eludirlo, tras disparar contra la lancha pirata. 

Los mismos medios señalaron que los piratas han intentado abordar dos buques de bandera francesa, uno oceanográfico y otro pesquero, aunque, en principio, no habrían logrado su objetivo.

En buen estado

Según informaron fuentes de las empresas propietarias, Albacora y Atunsa, las tripulaciones, compuestas en su mayor parte por vascos, se encuentran perfectamente, aunque se han visto obligados a hacer uso de las armas de la seguridad privada. 

La situación es de máxima alerta y los responsables de flota se encuentran reunidos en Gabinete de crisis porque la zona se encuentra "plagada" de buques nodriza y esquifes piratas. El contacto con la tripulación es continuo.

Este jueves, tras el ataque registrado por el atunero vasco Albacan, desde el Alakrana, también en la zona, se manifestó que hasta la fecha, "el tiempo había acompañado bastante, sobre todo, porque la costa de Somalia es incómoda para ellos, porque no pueden trabajar con ciertas garantías".

"Estaban esperando el momento oportuno. Ahora, prácticamente el océano es una piscina y era algo cantado. De hecho, estábamos un poco extrañados, porque parecían retrasarse respecto a nuestras previsiones, pero parece que han salido con fuerza", indicaron.

También se mostraron convencidos de que la seguridad a bordo se puede convertir en "un arma de doble filo" porque "ya no intentan hacer maniobras para intentar acercarse al atunero, ni avisos de disparos". "Van a ir a dar, a hacer daño, porque saben que es la única forma de apresar un barco", señalaron.

Por otra parte, los barcos franceses atacados hoy en el Índico por los piratas somalíes y que, finalmente, lograron huir son el Trevignon y el Drennet, según información facilitada por la parlamentaria europea Izaskun Bilbao.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios