España

Rajoy no pestañea por el triunfo de Sánchez: "No habrá adelanto electoral"

  • El presidente del Gobierno defiende su política de pactos y no se inquieta por la vuelta al liderazgo del PSOE del artífice del 'no es no'.

Mariano Rajoy, en rueda de prensa. Mariano Rajoy, en rueda de prensa.

Mariano Rajoy, en rueda de prensa. / EFE

Mariano Rajoy tuvo que repetir una y otra vez la misma respuesta entre sorprendido y molesto: no habrá adelanto electoral. Un símbolo de la era de incertidumbre y búsqueda de nuevos equilibrios políticos inaugurada por el inesperado regreso de Pedro Sánchez al liderazgo del PSOE.

Éste ganó el domingo las primarias aferrado al mismo argumento que precipitó su salida del cargo en octubre: el rechazo inflexible a Rajoy y a su Gobierno. Por eso, las repercusiones de su retorno no se hicieron esperar, empezando por el líder del Ejecutivo.

"No va a haber adelanto electoral", insistió Rajoy hasta en cuatro ocasiones ante la pregunta repetida de los periodistas tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. "Después del disparate que vivimos en 2016, conmigo que no cuenten para generar inestabilidad en España. Yo apuesto por la estabilidad, la solidez, la sensatez y el sentido común".

La insistencia de la prensa tiene su explicación: Sánchez ganó el apoyo mayoritario de la militancia socialista en las primarias manteniendo el tono irreconciliable con el Ejecutivo de Rajoy. "Mi primera medida será pedir su dimisión", prometió hace una semana.

El anuncio revive una pesadilla para Rajoy, que el año pasado gobernó en funciones durante 10 meses por el no es no de Sánchez a apoyar su investidura. Fueron los propios rivales internos del entonces secretario general del PSOE quienes lo tumbaron en octubre y decidieron la abstención socialista que finalmente dio a Rajoy su segundo Gobierno.

La gestora que asumió entonces la dirección del PSOE facilitó hasta ahora la gobernabilidad del Gobierno en minoría de Rajoy con acuerdos puntuales, una vía que favorecía Susana Díaz, la gran rival de Sánchez, pero el regreso del ex secretario general abrió un nuevo escenario que generó alarma en el Gobierno.

"Lo que me preocupa es cuando oigo al nuevo secretario general (del PSOE) hablar de que va a hacer todo lo indecible para cambiar el rumbo del país", dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.

"Nosotros creemos que el rumbo del país va en la buena dirección y me preocupa que se pretenda cambiar". "Con el PSOE para mí no cambia nada. Voy a intentar, como he hecho hasta ahora, llegar a entendimientos", señaló Rajoy. "Otras mayorías las lograremos de otra manera". A pesar de los escándalos de corrupción que golpean al PP, el Gobierno ha logrado sacar adelante proyectos cruciales, como superar el primer trámite de los Presupuestos Generales de 2017, forjando alianzas diversas con otros partidos. "Intentaré buscar apoyos como lo he hecho a lo largo de la legislatura", expuso Rajoy.

Al ser preguntado después en rueda de prensa si había llamado a Pedro Sánchez para darle la enhorabuena por ganar las primarias, el dirigente del PP afirmó que lo telefoneará y que si no lo había hecho aún era "para no molestarlo". Después, esgrimió "razones de agenda" para no realizar esa llamada y subrayó que el PP ha respetado "escrupulosamente" el proceso interno abierto dentro del PSOE.

Rajoy ensalzó los últimos datos en crecimiento y empleo, y afirmó que España es el país europeo que "más empleo crea". "Para eso es fundamental mantener la estabilidad y la política económica", abundó. "No voy a disolver la Cámara y con el PSOE para mí no cambia nada. Voy a intentar llegar a entendimientos si se puede y si no se puede, no llegaremos a acuerdos", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios