España

El Gobierno declina la oferta de Puigdemont de pactar un reférendum

  • El presidente catalán baraja la fecha del 24 de septiembre, aunque se plantearía un aplazamiento si el Ejecutivo quiere negociarlo

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, contempla aplazar el referéndum que prevé convocar en Cataluña si finalmente fuera pactado con el Estado y se acordara celebrarlo más tarde de septiembre de 2017, aunque siempre dentro de un periodo "razonable", porque no sucumbirá a una "maniobra dilatoria".

Así se expresó ayer Puigdemont en una entrevista en la emisora Rac1 que realizó antes de volar ayer "en turista" a Portugal, en donde saludó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: "Siempre que nos hemos encontrado ha sido una conversación no diré de ascensor; cordial, pero que no va a más".

Más tarde, el próximo día 10, el presidente catalán hará otro viaje, en este caso a Madrid, para participar en un coloquio que le servirá para explicar la hoja de ruta desvelada durante la cuestión de confianza celebrada en el Parlament, pero por el momento, según explicó, no se plantea "llamar a la puerta" del Gobierno, pues está "en refunciones".

Pese a que la CUP le exige concretar una fecha para el referéndum unilateral en el debate de política general de la próxima semana, Puigdemont indicó que no tiene un día pensado aún, pero cree que debe ser un domingo separado en unos 15 días de la Diada, por lo que "puede ser" el 24 de septiembre del 2017, que coincide la festividad barcelonesa de La Mercè.

La portavoz de la CUP, Anna Gabriel, considera importante fijar una fecha porque el referéndum "es un hecho absolutamente trascendental ante el cual hay que prepararse con tiempo suficiente, y para evitar alargar el proceso".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, descartó por su parte pactar cualquier aspecto sobre un referéndum de independencia en Cataluña, porque "a la soberanía nacional no se le pueden poner ni comas, ni condiciones". En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la número dos del Ejecutivo popular señaló que lo que pide Puigdemont "no lo podemos negociar nosotros, ni el Congreso, ni el Senado porque no es nuestro", ni "desde luego de Puigdemont".

La líder de C's en Cataluña, Inés Arrimadas, también criticó la decisión del president de plantear un referéndum. "Creo que volvemos al día de la marmota, ya lo habían convocado, ya lo habían ganado y por ello aprobaban las leyes de desconexión y ahora reconoce que no lo habían hecho y que no lo habían ganado", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios