España

Garzón defiende ante la ONU sus decisiones sobre Batasuna

  • Un organismo de las Naciones Unidas critica las actuaciones del juez sobre los dirigentes radicales vascos

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón advirtió al Grupo de Trabajo para Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de que "es en sede judicial penal en donde Batasuna debe ser declarada parte de una organización terrorista y no fuera de la misma".

Garzón realiza esta advertencia en un auto en el que confirma la prisión del ex líder de Batasuna, Arnaldo Otegi; el ex portavoz del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga; y los dirigentes de la izquierda abertzale Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto por poner en marcha un nuevo partido llamado Bateragune (Todos Juntos) que, a las órdenes de ETA, pretendía concurrir a las elecciones municipales y forales de 2011.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 responde de esta forma a la toma en consideración por parte del citado órgano de las Naciones Unidas de una denuncia presentada por la Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos según la cual la detención del dirigente de Batasuna Karmelo Landa, en febrero de 2008, respondía únicamente a su "integración" en esta formación.

El instructor destaca en su auto que los recurrentes citan de forma "parcial y claramente interesada" la resolución del Grupo de Trabajo de la ONU, al que recuerda que "ni ha dispuesto ni puede disponer" de "elementos, datos y documentos suficientes que avalan" la actividad terrorista de Batasuna.

Garzón, que "discrepa respetuosamente del parecer de ese grupo de trabajo" porque es "desconocedor de dichas investigaciones", recalca que la imputación de los cinco dirigentes encarcelados por un delito de integración en organización terrorista se basa en su "adscripción e inclusión" en un órgano "clandestino e ilegal controlado por la organización terrorista para continuar sus planes delictivos".

En la resolución judicial, en la que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 rechaza los recursos de reforma presentados por los cinco imputados contra el auto que dictó el pasado 16 de octubre para decretar su ingreso en prisión, también se destaca que las "evidencias e indicios" que existen contra los dirigentes de Bateragune son "claros y contundentes" aunque no tengan todavía el rango de "pruebas".

En este contexto, el magistrado instructor destaca la legalidad de los registros, las intervenciones telefónicas y las vigilancias que obran en la causa, al tiempo que defiende la necesidad de que ésta sea secreta para "evitar que la investigación e instrucción se frustre en la fase en la que se encuentra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios